Actualizaciones clínicas en salud reproductiva

Tamizaje del embarazo ectópico

Fecha de la última revisión: 29 de enero de 2021

Recomendación:

  • El diagnóstico de embarazo ectópico debe ser excluido en mujeres que presentan una historia clínica o examen preocupantes.

Grado de la recomendación: fuerte

Calidad de la evidencia: baja

Epidemiología

En ámbitos con bajos recursos, los datos sobre las tasas de embarazo ectópico son escasos; en Estados Unidos y en el Reino Unido, las tasas informadas varían del 1% al 2% de los embarazos (Stulberg, Cain, Dahlquist y Lauderdale, 2013; Tao, Patel y Hoover, 2016; Trabert, Holt, Yu, Van den Eeden y Scholes, 2011; Webster, Eadon, Fishburn y Kumar, 2019). El embarazo ectópico es responsable del 2.7% de las muertes relacionadas con el embarazo en Estados Unidos (Creanga, Syverson, Seed y Callaghan, 2017) y aproximadamente el 1% de las muertes relacionadas con el embarazo en ámbitos con escasos recursos donde otras causas de muerte materna son más prevalentes (Khan, Wojdyla, Say, Gulmezoglu y Van Look, 2006).

Factores de riesgo

Los factores de riesgo con mayor riesgo asociado de embarazo ectópico en mujeres embarazadas son:

FACTOR DE RIESGO RIESGO DE EMBARAZO ECTÓPICO EN EL EMBARAZO ACTUAL
Antecedentes de embarazo ectópico Del 10% al 15%
Antecedentes de cirugía tubárica, incluida la esterilización Del 25% al 50%
Dispositivo intrauterino (DIU) colocado Del 25% al 50%

(American College of Obstetricians and Gynecologists [ACOG], 2018; Ankum, Mol, Van der Veen y Bossuyt, 1996; Barnhart, 2009; Gaskins et al., 2018; Jacob, Kalder y Kostev, 2017)

Otros factores de riesgo, tales como historia de infertilidad y tecnología de reproducción asistida, historia de infecciones pélvicas, múltiples parejas, inicio de vida sexual precoz, inicio precoz de uso de anticonceptivos orales y fumar, confieren riesgos más bajos (ACOG, 2018; Ankum et al., 1996; Barnhart, 2009; Gaskins et al., 2018; Olamijulo et al., 2020).

Tamizaje

La mitad de todos los embarazos ectópicos ocurren en mujeres sin factores de riesgo y con un cuadro clínico benigno en países de altos ingresos (Stovall, Kellerman, Ling y Buster, 1990), mientras que en países de bajos y medianos ingresos, las mujeres son más propensas a presentarse con características clínicas agudas, tales como inestabilidad hemodinámica (Olamijulo et al., 2020). Las y los profesionales de la salud deben realizar el tamizaje de factores de riesgo asociados con el embarazo ectópico por medio de la historia clínica y el examen físico. La lista de verificación para el tamizaje debe incluir el análisis de los datos relevantes de la historia, tales como antecedentes de embarazo ectópico, ligadura de trompas, cirugía tubárica o un DIU colocado, además de considerar los signos y síntomas encontrados durante la toma de historia clínica y el examen físico, tales como masas anexiales, dolor durante la movilización cervical en el examen físico, o sangrado vaginal.

Algunas mujeres acuden a establecimientos de salud para recibir servicios de aborto muy temprano en el embarazo, antes que haya evidencia definitiva por ultrasonido de una gestación intrauterina. Una revisión sistemática realizada en 2020, que incluyó tres estudios de cohortes comparativos retrospectivos con 5315 mujeres que buscaban un aborto temprano, ya sea con medicamentos o por aspiración, encontró que no hubo aumento en la incidencia de diagnóstico erróneo de embarazo ectópico o de aborto incompleto cuando se inició el aborto antes de la evidencia por ultrasonido de embarazo intrauterino en mujeres que no presentaban ni signos ni síntomas de un embarazo ectópico (Schmidt-Hansen, Cameron, Lord y Hasler, 2020).

Tratamiento de mujeres que corren alto riesgo

El ultrasonido y análisis seriados de GCH (gonadotropina coriónica humana) a menudo son utilizados para ayudar a determinar dónde se encuentra el embarazo (Fields y Hathaway, 2017). En algunos casos, la manera más rápida de confirmar un embarazo intrauterino es realizar la aspiración por vacío; la presencia de restos ovulares en el material aspirado del útero confirma que era un embarazo intrauterino. Si una mujer presenta signos y síntomas o un examen físico sospechoso, se le debe diagnosticar y tratar lo antes posible, o se debe trasladar inmediatamente a un establecimiento de salud donde puedan manejar el embarazo ectópico. El diagnóstico y tratamiento en las etapas iniciales del embarazo ectópico pueden ayudar a conservar la fertilidad y salvar la vida de las mujeres.

Tamizaje post-procedimiento

En los casos de mujeres a quienes se les practica el procedimiento de aspiración por vacío, el material aspirado debe ser colado y examinado para confirmar la presencia de restos ovulares (ver “3.5.4 Inspección de los restos ovulares”). Si no se ven restos ovulares, se debe considerar un diagnóstico de embarazo ectópico.

Referencias bibliográficas

American College of Obstetricians and Gynecologists. (2018). Practice bulletin No 193: Tubal ectopic pregnancy. Obstetrics & Gynecology 131, e91-e103.

Ankum, W. M., Mol, B. W. J., Van der Veen, F. y Bossuyt, P. M. M. (1996). Risk factors for ectopic pregnancy: A meta-analysis. Fertility and Sterility, 60(6), 1093-9.

Barnhart, K. T. (2009). Clinical practice. Ectopic pregnancy. New England Journal of Medicine, 361(4), 379-387.

Creanga, A. A., Syverson, C., Seed, K. y Callaghan, W. M. (2017). Pregnancy-related mortality in the United States, 2011-2013. Obstetrics & Gynecology, 130(2), 366-373.

Fields, L. y Hathaway, A. (2017). Key concepts in pregnancy of unknown location: Identifying ectopic pregnancy and providing patient-centered care. Journal of Midwifery and Women’s Health, 62(2), 172-179.

Gaskins, A. J., Missmer, S. A., Rich-Edwards, J. W., Williams, P. L., Souter, I. y Chavarro, J. E. (2018). Demographic, lifestyle, and reproductive risk factors for ectopic pregnancy. Fertility and Sterility, 110(7), 1328-1337.

Jacob, L., Kalder, M. y Kostev, K. (2017). Risk factors for ectopic pregnancy in Germany: a retrospective study of 100,197 patients. German Medical Science, 15, Doc19.

Khan, K. S., Wojdyla, D., Say, L., Gulmezoglu, A. M. y Van Look, P. F. (2006). WHO analysis of causes of maternal death: A systematic review. The Lancet, 367(9516), 1066-1074.

Olamijulo, J.A., Okusanya, B.O., Adenekan, M.A., Ugwu, A.O., Olorunfemi, G. y Okojie, O. (2020). Ectopic pregnancy at the Lagos University Teaching Hospital, Lagos, South-Western Nigeria: Temporal trends, clinical presentation and management outcomes from 2005 to 2014. Nigerian Postgraduate Medical Journal, 27, 177-83.

Schmidt-Hansen, M., Cameron, S., Lord, J. y Hasler, E. (2020). Initiation of abortion before there is definitive ultrasound evidence of intrauterine pregnancy: A systematic review with meta-analyses. Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica 99, 451-458.

Stovall, T. G., Kellerman, A. L., Ling, F. W. y Buster, J. E. (1990). Emergency department diagnosis of ectopic pregnancy. Annals of Emergency Medicine, 19(10), 1098-1103.

Stulberg, D., Cain, L. R., Dahlquist, I., & Lauderdale, D. S. (2013). Ectopic pregnancy rates in the Medicaid population. American Journal of Obstetrics & Gynecology, 208(4), 274.e1-7.

Tao, G., Patel, C. y Hoover, K. W. (2016). Updated estimates of ectopic pregnancy among commercially and Medicaid-insured women in the United States, 2002-2013. Southern Medical Journal, 110(1), 18-24.

Trabert, B., Holt, V. L., Yu, O., Ven Den Eeden, S. K. y Scholes, D. (2011). Population-based ectopic trends, 1993-2007. American Journal of Preventative Medicine, 40(5), 556-560.

Webster, K., Eadon, H., Fishburn, S. y Kumar, G. (2019). Ectopic pregnancy and miscarriage: diagnosis and initial management: summary of updated NICE guidance. British Medical Journal, 367, 16283.

Todas las Actualizaciones clínicas y herramientas y recursos relacionados están disponibles en línea en www.ipas.org/actualizacionesclinicas.