Actualizaciones clínicas en salud reproductiva

AUTOGESTIÓN

Fecha de la última revisión: 29 de noviembre de 2022

Información clave:

  • Las personas pueden autogestionar un aborto con medicamentos de manera segura y eficaz, ya sea con una combinación de mifepristona y misoprostol, o con misoprostol solo, cuando disponen de información veraz, medicamentos de calidad garantizada y acceso a servicios de salud, si es necesario. 

Calidad de la evidencia: alta

¿Qué es la autogestión del aborto con medicamentos?

La autogestión del aborto con medicamentos es el proceso mediante el cual una persona obtiene medicamentos para inducir el aborto (mifepristona y misoprostol, o misoprostol solo) y realiza las partes componentes de su aborto con o sin el apoyo de un/a prestador/a de servicios de salud (Organización Mundial de la Salud [OMS], 2022b). Algunas personas prefieren manejar todas las partes componentes del aborto con medicamentos fuera del sistema de salud, mientras que otras optan por interactuar con trabajadores de salud capacitados vía mecanismos tradicionales o innovadores de prestación de servicios según sea necesario. Es importante destacar que la persona es quien decide qué aspectos de los cuidados autogestionará, y cuándo y dónde buscar apoyo (OMS, 2022a; OMS, 2022b). Las barreras al acceso clínico, tales como costo o inaccesibilidad de los servicios, son la razón reportada con más frecuencia para autogestionar el aborto (Aiken, Starling y Gomperts, 2021). Aunque la autogestión del aborto tiene el potencial de aumentar drásticamente el acceso al aborto seguro, en particular en entornos con acceso limitado (Jayaweera et al., 2021), las personas eligen la autogestión del aborto por muchas razones, tales como más autonomía y control de la experiencia, posibilidad de mayor comodidad o privacidad, y la capacidad para evitar estigma, discriminación u otras barreras asociadas con buscar atención en un establecimiento de salud (Aiken et al., 2018; Harries et al., 2021; Moseson et al., 2020a).

Autogestión del aborto con medicamentos

El aborto con medicamentos antes de 13 semanas de gestación es un proceso que ocurre en un período de horas o días y consiste en tres componentes: (1) determinación de la eligibilidad para el aborto con medicamentos; (2) administración de medicamentos para inducir el aborto y manejo del proceso de aborto; y (3) evaluación de la finalización del aborto. Abundante evidencia clínica documenta la capacidad de las personas embarazadas para realizar cada uno de estos componentes de manera segura y eficaz. Ver 3.2: Recomendaciones para el aborto antes de las 13 semanas de gestación: Determinación de la edad gestacional y 3.3: Recomendaciones para el aborto antes de las 13 semanas de gestación: Tamizaje del embarazo ectópico para ver un resumen de la evidencia que corrobora la capacidad de las personas para autoevaluar su elegibilidad para tener un aborto con medicamentos; ver 3.5.6: Recomendaciones para el aborto antes de las 13 semanas de gestación: Aborto con medicamentos: Uso domiciliario de los medicamentos hasta las 12 semanas de gestación para ver un resumen de la evidencia que corrobora la capacidad de las personas para autoadministrar medicamentos para inducir el aborto y manejar el proceso de aborto; y ver 3.5.7: Recomendaciones para el aborto antes de las 13 semanas de gestación: Aborto con medicamentos: Confirmación de aborto completo, para ver un resumen de la evidencia que corrobora la capacidad de las personas para autoevaluar si lograron aborto completo.

Existen muchos modelos de autogestión del aborto con medicamentos, dependiendo de la medida en que el sistema de salud formal, los trabajadores de salud u otros servicios de apoyo participan en el proceso (Dragoman et al., 2022). Es comprensible que escasean los estudios que evalúan la autogestión de todo el proceso de aborto con medicamentos, debido a las dificultades inherentes al reclutamiento de participantes que han obtenido los medicamentos por sí mismas y autogestionado su aborto (Sorhaindo y Sedgh, 2020). Sin embargo, un creciente conjunto de evidencias documenta la seguridad y eficacia de diversos modelos de la autogestión del aborto con medicamentos apoyada. Un ejemplo sería el aborto vía telemedicina, proceso durante el cual un/a trabajador/a de salud, desde una región geográfica separada de la persona que busca el aborto, facilita el aborto con medicamentos. Los trabajadores de salud en telemedicina podrían evaluar la elegibilidad para el aborto basándose en la historia clínica y proporcionar medicamentos a las personas que buscan un aborto para uso domiciliario, y el seguimiento puede ocurrir dentro o fuera del sistema de salud formal y puede ser sincrónico o asincrónico (Endler et al., 2019 ; Raymond et al., 2020). Muchos estudios de cohorte, entre ellos un extenso estudio de cohorte prospectivo que comparó los resultados entre personas que recibieron un aborto con medicamentos tradicional, en persona (n=22,158) y aquéllas que recibieron un aborto vía telemedicina sin pruebas, exámenes o ecografía pre-aborto (n=18,435) (Aiken et al., 2021), confirman las tasas de seguridad y eficacia del aborto vía telemedicina que son comparables con el aborto con medicamentos tradicional realizado en una clínica (Aiken et al., 2022; Reynolds-Wright et al., 2021; Upadhyay, Koenig y Meckstroth, 2021; Upadhyay et al., 2022). La OMS recomienda la telemedicina como una alternativa a los servicios de aborto con medicamentos en persona (OMS, 2022). En modelos de acompañamiento, voluntarios no clínicos capacitados proporcionan a las personas que buscan un aborto información sobre el aborto con medicamentos basada en evidencia, orientación para obtener medicamentos para inducir el aborto e instrucciones paso a paso sobre su uso, orientación sobre cómo determinar si tuvieron un aborto completo y sobre los signos de alarma de complicaciones, y apoyo durante el proceso de aborto cuando sea necesario; estos grupos de acompañamiento trabajan fuera del sistema de salud formal en entornos donde el aborto es sumamente restringido (Zurbriggen, Keefe-Oates y Gerdts, 2018). Estudios del acompañamiento durante el aborto han encontrado tasas de eficacia del régimen combinado de mifepristona y misoprostol que son comparables a las de servicios proporcionados en una clínica (94%), y tasas de eficacia del régimen de misoprostol solo (99%) que sobrepasan aquellas reportadas en estudios clínicos (Moseson et al., 2020b; Moseson et al., 2022). Dos estudios han documentado la seguridad y eficacia de la autogestión del aborto inducido con misoprostol solo, accedida mediante la distribución comunitaria (Foster, Arnott y Hobstetter, 2017; Foster et al., 2022). En estos estudios, agentes de salud comunitaria legos o voluntarios proporcionaron misoprostol e instrucciones para su uso a personas que buscaban un aborto antes de 9 o 10 semanas de gestación, según la fecha de la última menstruación reportada por cada persona. En ambos estudios, las tasas de aborto completo sobrepasaron aquellas vistas en estudios clínicos sobre el aborto con medicamentos inducido con misoprostol solo (94-96%) sin registrarse eventos adversos serios. Un estudio de cohorte prospectivo realizado en Nigeria evaluó las tasas de eficacia en personas embarazadas que compraron misoprostol por medio de vendedores de medicamentos para autogestionar su aborto con medicamentos (Stillman et al., 2020). A pesar de recibir información inadecuada sobre los medicamentos, qué esperar, o dónde y cuándo buscar atención adicional, el 94% de la muestra informó haber tenido un aborto completo sin necesidad de una intervención quirúrgica; una participante necesitó una transfusión de sangre.

 Recursos

www.ipas.org/AbortoConPastillas – Recursos basados en evidencia sobre cómo autogestionar el aborto con pastillas de manera segura.

Videos sobre servicios de aborto

Referencias bibliográficas 

Aiken, A.R.A., Broussard, K., Johnson, J.M y Padron, E. (2018). Motivations and experiences of people seeking medical abortion online in the United States. Perspectives on Sexual and Reproductive Health, 50(4), 157-163.

Aiken, A.R.A., Starling, J.E. y Gomperts, R. (2021). Factors associated with use of an online telemedicine service to access self-managed medical abortion in the US. JAMA Network Open, 4(5), e2111852.

Aiken, A., Lohr, P.A, Lord, J., Ghosh, N. y Starling, J. (2021). Effectiveness, safety and acceptability of no-test medical abortion (termination of pregnancy) provided via telemedicine: A national cohort study. BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, 128(9), 1464-1474.

Aiken, A.R.A., Romanova, E.P., Morber, J.R. y Gomperts, R. (2022). Safety and effectiveness of self-managed medication abortion provided using online telemedicine in the United States: A population based study. Lancet Regional Health Americas, 10, 100200. Doi.10.1016/j.lana.2022.100200.

Dragoman, M., Fofie, C., Bergen, S. y Chavkin, W. (2022). Integrating self-managed medication abortion with medical care. Contraception, 108, 1-3.

Endler, M., Lavelanet, A., Cleeve, A., Ganatra, B., Gomperts, R. y Gemzell-Danielsson, K. (2019). Telemedicine for medical abortion: A systematic review. BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology, 126, 1094-1102.

Foster, A.M., Arnott, G. y Hobstetter, M. (2017). Community-based distribution of misoprostol for early abortion: Evaluation of a program along the Thailand-Burma border. Contraception, 96, 242-247.

Foster, A.M., Messier, K., Aslam, M. y Shabir, N. (2022). Community-based distribution of misoprostol for early abortion: Outcomes from a program in Sindh, Pakistan. Contraception, 109, 49-51.

Harries, J., Daskilewicz, K., Bessenaar, T. y Gerdts, C. (2021). Understanding abortion seeking care outside of formal health care settings in Cape Town, South Africa: A qualitative study. Reproductive Health, 18, 190.

Jayaweera, R., Powell, B., Gerdts, C., Kakesa, J., Ouedraogo, R., Ramazani, U., Wado, Y.D., Wheeler, E. y Fetters, T. (2021). The potential of self-managed abortion to expand abortion access in humanitarian contexts. Frontiers in Global Women’s Health, 2:681039. Doi: 10.3389/fgwh.2021.681039

Moseson, H., Herold, S., Filippa, S., Barr-Walker, J., Baum, S.E. y Gerdts, C. (2020a). Self-managed abortion: A systematic scoping review. Best Practice & Research Clinical Obstetrics and Gynaecology, 63, 87-110.

Moseson, H., Jayaweera, R., Egwuatu, I., Grosso, B., Kristianingrum, I.A., Nmezi, S., Zurbriggen, R., Motana, R., Bercu, C., Carbone, S. y Gerdts, C. (2022). Effectiveness of self-managed medication abortion with accompaniment support in Argentina and Nigeria (SAFE): A prospective, observational cohort study and non-inferiority analysis with historical controls. Lancet Global Health, 10(1), e105-e113.

Moseson,H., Jayaweera, R., Raifman, S., Keefe-Oates, B., Filippa, S., Motana, R., Egwuatu, I., Grosso, B., Kristianingrum, I., Nmezi, S., Zurbriggen, R. y Gerdts, C. (2020b). Self-managed medication abortion outcomes: Results from a prospective pilot study. Reproductive Health, 17(1), 164.

Organización Mundial de la Salud. (2015). Funciones del personal sanitario en la atención para un aborto sin riesgos y los métodos anticonceptivos después del aborto. Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Organización Mundial de la Salud. (2022a). Directrices sobre la atención para el aborto. Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Organización Mundial de la Salud. (2022b). WHO recommendations on self-care interventions: Self-management of medical abortion, 2022 update. Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Raymond, E., Grossman, D., Mark, A., Upadhyay, U.D., Dean, G., Creinin, M.D., Coplon, L., Perritt, J., Atria, J.M., Taylor, D. y Gold, M. (2020). No-test medication abortion: A sample protocol for increasing access during a pandemic and beyond. Contraception, 101(6), 361-366.

Reynolds-Wright, J.J., Johnstone, A., McCabe, K., Evans, E. y Cameron, S. (2021). Telemedicine medical abortion at home under 12 weeks; gestation: A prospective observational cohort study during the COVID-19 pandemic. BMJ Sexual & Reproductive Health, Published online first 4 February 2021. Doi: 10.1136/bmjsrh-2020-200976.

Stillman, M., Owolabi, A., Fatusi, A.O., Akinyemi, A.I., Berry, A.L., Erinfolami, T.P., Olagunju, O.S., Vaisanen, H. y Bankole, A. (2020). Women’s self-reported experiences using misoprostol obtained from drug sellers: A prospective cohort study in Lagos state, Nigeria. BMJ Open, 10:e034670. Doi:10.1136/bmjopen-2019-034670.

Sorhaindo, A. y Sedgh, G. (2021). Scoping review of research on self-managed medication abortion in low-income and middle-income countries. BMJ Global Health, 6(5), e004763.

Upadhyay, U.D., Koenig, L.R. y Meckstroth, K.R. (2021). Safety and efficacy of telehealth medication abortions in the US during the COVID-19 pandemic. JAMA Network Open, 4(8), e2122320.

Upadhyay, U.D., Raymond, E.G., Koenig, L.R., Coplon, L., Gold, M., Kaneshiro, B., Boraas, C.M. y Winikoff, B. (2022). Outcomes and safety of history-based screening for medication abortion: A retrospective multicenter cohort study. JAMA Internal Medicine, 182(5), 482-491.

Zurbriggen, R., Keefe-Oates, B. y Gerdts, C. (2018). Accompaniment of second-trimester abortions: The model of the feminist Socorrista network of Argentina. Contraception, 97, 108-115.

About Us

We work with partners around the world to advance reproductive justice by expanding access to abortion and contraception.

Ipas Sustainable Abortion Care

Our Work

The global movement for legal, accessible abortion is growing. Our staff and partners in countries as diverse as Bolivia, Malawi and India are working to ensure all people can access high-quality abortion care.

Where We Work

The global movement for legal, accessible abortion is growing. Our staff and partners in countries as diverse as Bolivia, Malawi and India are working to ensure all people can access high-quality abortion care.

Resources

Our materials are designed to help reproductive health advocates and professionals expand access to high-quality abortion care.

For health professionals

For advocates and decisionmakers

Training
resources

For humanitarian settings

Abortion VCAT resources

For researchers and program implementors