La historia de Ipas

A partir de 1971, la Oficina de Población de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) financió el trabajo de Battelle Laboratories para crear el instrumental no eléctrico de aspiración por vacío para la evacuación endouterina. Pero en 1973, el Congreso aprobó la Enmienda Helms a la Ley de EE. UU. de Ayuda Financiera al Extranjero, que prohibió el uso de fondos de de EE. UU. para apoyar servicios de aborto en el extranjero. En respuesta a esta enmienda, un grupo de investigadores y otras personas afiliadas a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill se unieron para finalizar la creación de la tecnología de aspiración manual endouterina (AMEU) que había iniciado Battelle. Así nació International Pregnancy Advisory Services (Servicios Internacionales de Asesoría sobre el Embarazo), conocida como Ipas.

Además de la fabricación y distribución del instrumental de AMEU, el enfoque inicial de Ipas fue establecer clínicas de aborto en países en desarrollo. Entre 1974 y 1980, Ipas apoyó la apertura de 13 clínicas en 11 países.

A lo largo de la década de los ochenta y principios de los noventa, Ipas amplió su rol en el campo de salud internacional, ayudando a incrementar el entendimiento de que el aborto inseguro es una importante causa de las muertes y lesiones maternas y, por ende, un problema de salud pública. Ipas acuñó el término “atención postaborto”, que fue acogido rápidamente por la comunidad de salud reproductiva, incluso por USAID. Realizamos importantes investigaciones para informar a los sistemas de salud y guiar la toma de decisiones para la prestación de servicios. Empezamos a trabajar con formuladores de políticas a nivel nacional e internacional para mejorar las políticas de salud reproductiva en todo nivel. Y continuamos capacitando profesionales de la salud en la prestación de servicios de aborto y atención postaborto centrados en la mujer, al máximo grado permitido por la ley en su país.

Ipas trabaja a nivel mundial para que las mujeres y niñas puedan gozar de mejor salud y derechos sexuales y reproductivos por medio de mejor accesibilidad y uso de los servicios de aborto seguro y anticoncepción. Creemos en un mundo donde cada mujer y niña tiene el derecho de determinar su sexualidad y salud reproductiva y la capacidad para hacerlo.

Desde humildes comienzos en un pequeño pueblo de Carolina del Norte, Ipas ahora tiene oficinas en 17 países, con personal local. Nuestro éxito se debe en parte a nuestra capacidad para identificar excelentes entidades aliadas para lograr avances en nuestro trabajo. Desde el principio, hemos forjado relaciones eficaces con defensores de la salud reproductiva en comunidades, en sistemas de salud y en organizaciones aliadas.