México

Yojany es una mujer de 29 años de edad, madre de tres niños, quien lucha por mantener a su familia con los $120 dólares estadounidenses que gana su esposo al mes como jardinero. Yojany, cuyo hijo mayor tiene asma, cuenta que por poco se desmaya cuando se enteró de que estaba embarazada de nuevo.
“¿Cuál es la idea de tener cuatro o cinco hijos para que se mueran de hambre, o no tener dinero cuando uno de ellos se enferma?” preguntó Yojany.
Indecisa sobre si podía mantener a otro hijo más, Yojany decidió pedirle información a su médico sobre el aborto. El médico le dijo que el aborto es ilegal en México en la mayoría de los casos, pero le dio información sobre el procedimiento y, después que Yojany tomó su decisión, se encargó de los preparativos para que se le realizara un aborto. Años después, Yojany dice que no lamenta su decisión. “Me siento liberada”, afirma Yojany.

El 24 de abril de 2007, una mayoría de dos terceras partes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal de México, aprobó una legislación histórica para despenalizar el aborto durante el primer trimestre del embarazo. Ipas México trabajó con legisladores, medios de comunicación y activistas para promover el cambio de ley, e Ipas México continuará esforzándose por garantizar que las mujeres reciban servicios de aborto seguros, legales y de alta calidad en la Ciudad de México y en otros lugares.

Aunque el aborto durante el primer trimestre es legal en cada estado mexicano si el embarazo es producto de violación, pocas mujeres fuera de la Ciudad de México pueden ejercer este derecho.  Ipas México trabaja para mejorar la atención de la salud reproductiva en todo el país; capacita a profesionales médicos y jurídicos, ayuda a los hospitales a obtener equipos de alta calidad en salud reproductiva, y aboga por políticas públicas para mejorar la atención y ampliar el acceso de las mujeres a los servicios de aborto.

Tras las elecciones de julio de 2006, uno de los principales retos de Ipas ha sido institucionalizar servicios de aborto seguro de manera que estos estén disponibles a las mujeres independientemente de los cambios en el ambiente político. La elaboración de normas sólidas es un medio eficaz de institucionalizar los servicios. Ayudar a capacitar una nueva generación de activistas y profesionales médicos que traten a las mujeres con respeto y estén bien capacitados en los aspectos relacionados con los derechos sexuales y reproductivos es una estrategia de largo plazo.

Visite www.ipasmexico.org para conocer más acerca de los programas de Ipas México.