Examinando entre bastidores el cambio histórico de la ley sobre aborto en Bolivia

Ocho años de promoción y defensa a nivel de las bases

lunes, 18 de diciembre de 2017

Líderes locales trabajaron arduamente para informar a sus comunidades sobre la necesidad de tener servicios seguros de interrupción legal del embarazo.

Actualización: En respuesta a la presión política y a las protestas contra algunas de las disposiciones del recién promulgado código penal, el 21 de enero de 2018 el presidente boliviano Evo Morales derogó el código en su totalidad, incluidas las disposiciones relativas al aborto aunque esto no era el objetivo de las protestas. Se espera un esfuerzo renovado por modificar el código, e Ipas Bolivia estará trabajando junto a nuestros socios para continuar luchando a favor del acceso a servicios de interrupción legal del embarazo.


El 15 de diciembre de 2017, Bolivia hizo historia al ampliar las disposiciones para la interrupción legal del embarazo. Pero un cambio histórico de la ley como éste no sucede de un día para otro.

Desde el año 2009, Ipas Bolivia ha capacitado e informado a promotores de los derechos sexuales y reproductivos en las diversas poblaciones de Bolivia, incluidas las comunidades indígenas rurales que tienen poco acceso a los servicios de salud reproductiva. A medida que crecía el movimiento, líderes del Pacto por la Despenalización del Aborto, coalición de las bases integrada por más de 50 organizaciones que abogaron por el artículo sobre aborto por medio de la modificación del código penal del país.

En 2010, las organizaciones sociales de mujeres indigenas también elaboró un Anteproyecto de Ley sobre Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, marco legal para los derechos sexuales y reproductivos que será revisado en 2018 y se espera sea aprobado. El Anteproyecto de Ley aborda una variedad de temas, tales como violencia sexual, VIH/SIDA, aborto y planificación familiar, temas a menudo considerados como polémicos en Bolivia.

En 2012, Patricia Mancilla, promotora del aborto seguro desde hace muchos año y en aquel entonces legisladora, así como integrante de la Cámara de Deputados de Bolivia del 2010 al 2015, inició una revisión de las disposiciones del código penal del país que penalizaban el aborto. Esto propició la sentencia de la corte en 2014 que eliminó el requisito de que las mujeres obtengan autorización judicial para tener un aborto bajo las limitadas indicaciones para la interrupción legal del embarazo.

Ipas y socios como el Ministerio de Justicia de Bolivia se dieron a la tarea de asegurar que las personas responsables de hacer cumplir la ley, trabajadores de salud y las mujeres usuarias entendieran los nuevos fundamentos jurídicos para acceder a los servicios de interrupción legal del embarazo. Un informe redactado por Ipas en 2013, Cuando el aborto es un crimen, presentó hallazgos de Bolivia de que cientos de mujeres fueron acusadas de tener abortos ilegales y fueron enjuiciadas o encarceladas injustamente.

Promotores hablan en público y muestran apoyo generalizado a favor del cambio de la ley

Cuando la Asamblea Nacional estaba debatiendo la modificación del código penal para ampliar el acceso de las mujeres a los servicios de aborto legal, los grupos en contra del derecho a decidir expresaron su oposición abiertamente. El Pacto por la Despenalización del Aborto organizó diversas iniciativas de las redes sociales para reunir las voces de apoyo para el derecho al aborto en toda la extensión del territorio nacional y a nivel mundial.

Un “twittazo” utilizando el hashtag #DespenalizaMiDecisión  llamó la atención internacional y fue el primer hashtag feminista de Bolivia en ser un tema de tendencia, o tema del momento, en Twitter. Algunos tweets dirigidos al presidente boliviano Evo Morales le recordaron que “las mujeres pobres, rurales e indígenas pagan con su vida el costo de la penalización”.

El debate nacional fue avivado cuando mujeres relataron en público sus historias de ser juzgadas, discriminadas y rechazadas, aun cuando buscaban servicios de aborto legal bajo las limitadas condiciones para la interrupción legal del embarazo. Otras mujeres contaron historias de ser denunciadas a la policía por su doctor/a cuando tenían un aborto espontáneo, y de tener que pasar días en la cárcel y sufirir otras injusticias.

A lo largo del proceso de elaboración del anteproyecto de ley, Ipas Bolivia trabajó con todas las organizaciones involucradas en ofrecer asistencia técnica como socios estratégicos, con la finalidad de desarrollar y fortalecer sus aptitudes, su capacidad para ejercer sus derechos, para ser portavoces de su propio desarrollo y para abogar por sí mismas.

Lea más sobre algunos de los líderes de la coalición que ayudaron a que este cambio histórico de la ley fuera posible: "Conozca a defensoras y defensores del derecho al aborto en Bolivia" (en ingles).