¿Pueden las y los profesionales de la salud de nivel intermedio administrar medicamentos para inducir el aborto de manera tan segura como profesionales médicos?

lunes, 11 de agosto de 2014

Sí, existe evidencia sólida de que las y los profesionales de la salud de nivel intermedio, tales como enfermeras, parteras profesionales y agentes clínicos pueden proporcionar servicios de aborto con medicamentos en el primer trimestre del embarazo de manera tan segura y eficaz como las y los profesionales médicos. Respaldados por esta evidencia, los administradores de sistemas de salud y formuladores de políticas cada vez más apoyan ampliar la base de prestadores de servicios para incluir profesionales no médicos como una manera de ampliar el acceso de las mujeres a servicios seguros de aborto con medicamentos.

“Las parteras, enfermeras y agentes clínicos tienen gran experiencia proporcionando servicios relacionados con la salud de las mujeres, ya sea asistiendo a las mujeres con el trabajo de parto y el parto, ayudándolas a usar anticonceptivos u ofreciéndoles acceso a la atención ginecológica”, dice la Dra. Alice Mark, asesora senior de Ipas en asuntos clínicos. “Al incrementar su formación y habilidades para incluir los servicios de aborto seguro, pueden proporcionar servicios de aborto de manera tan segura y sensible como profesionales médicos y a menudo están más disponibles a las mujeres que necesitan atención”.

Según la publicación de 2012 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) titulada Aborto sin riesgos: guía técnica y de políticas para sistemas de salud,“Cualquier profesional capacitado apropiadamente puede suministrar la atención para el aborto en forma segura, incluidos los proveedores de nivel medio (es decir, trabajadores de la salud que no son médicos). La atención para el aborto proporcionado en el nivel primario de atención y a través de servicios ambulatorios en entornos de nivel superior es segura, y minimiza los costos al tiempo que maximiza la conveniencia y la puntualidad de la atención para la mujer”. Reasignar tareas a otros tipos de prestadores de servicios es una estrategia recomendada por la OMS para mejorar el acceso a los servicios de anticoncepción y otros servicios vitales de salud materna y del recién nacido, y debe considerarse de manera generalizada para los servicios de aborto también.

El número de enero de 2014 de la publicación de Ipas titulada >Actualizaciones clínicas en salud reproductiva resume la evidencia sobre la prestación de servicios de aborto con medicamentos por profesionales de la salud de nivel intermedio:

  • En un ensayo clínico controlado aleatorizado con 1104 mujeres que buscaban servicios de aborto con embarazo de menos de nueve semanas de gestación en Nepal, se compararon las tasas de eficacia y seguridad del aborto con medicamentos realizado por médicos o enfermeras y enfermeras-obstetras auxiliares. En ambos grupos las mujeres presentaron tasas equivalentes de aborto completo (el 96.7% en general), definido como que no fue necesario realizar la aspiración manual endouterina (AMEU) en los 30 días posteriores al tratamiento. El estudio, publicado en 2011 en la revista The Lancet, encontró que no se reportaron complicaciones graves en ninguno de los dos grupos de mujeres.
  • En un estudio de cohorte prospectivo con 1414 mujeres de la India que buscaban servicios de aborto de hasta ocho semanas de gestación, se compararon las tasas de seguridad y eficacia del aborto con medicamentos realizado por tres tipos de prestadores de servicios de salud: médicos alópatas, médicos ayurvédicos (tradicionales) y enfermeras. Los proveedores que participaron en este estudio, publicado en el año 2012 en la revista International Perspectives on Sexual and Reproductive Health, habían sido capacitados recientemente en la prestación de servicios de aborto con medicamentos y no habían efectuado examen pélvico ni aspiración por vacío anteriormente. En todos los grupos, las mujeres tuvieron tasas equivalentes de aborto completo (95% en general). La precisión para valorar la edad gestacional y la determinación de la eficacia fueron similares entre los grupos. Ninguna mujer en el estudio presentó complicaciones graves.

Dado que muchas mujeres no pueden acudir a profesionales médicos para recibir atención debido al costo, geografía o escasez de prestadores de servicios, capacitar y apoyar a parteras, enfermeras y agentes clínicos puede ampliar el acceso de las mujeres a servicios seguros en sus comunidades.

Miras hacia el futuro: Ipas está comprometida a ampliar la base de evidencia en cuanto a quién puede administrar de manera segura los medicamentos para inducir el aborto, incluidos personal de farmacias y las usuarias.

Aumenta el apoyo de las parteras para los servicios de aborto

Desde hace muchos años la Confederación Internacional de Parteras (ICM, por sus siglas en inglés) apoya la prestación de servicios de aborto por parte de parteras, y ese apoyo está creciendo.

ICM estableció claramente su apoyo para los servicios de aborto en su declaración de postura que emitió en el año 2008: “La formación de las parteras debe incluir capacitación… en la prestación de servicios relacionados con el aborto que aseguran la seguridad y el bienestar de la mujer”.

En junio de 2014, en el 300 Congreso Trienal Internacional de ICM, los servicios de aborto se destacaron en las conversaciones de las parteras acerca de sus esfuerzos por reducir la mortalidad materna. La edición de 2014 del informe El estado de las parteras en el mundo articula una visión de los servicios de aborto y atención postaborto integrados en todo el continuum de servicios, desde servicios de salud sexual y reproductiva hasta el embarazo, parto y atención posnatal.

Como dice Victoria Melhado, una joven partera jamaiquina, en su poema “Somos parteras”, por el cual ganó un premio en el Concurso de Ipas de Parteras Jóvenes: “Brindamos atención competente y sin prejuicios… sentimos empatía por las mujeres que atendemos y las empoderamos”.