Done ahora

share/save

Relatora de los derechos de las mujeres visita a Nicaragua, insta a que se lleven a cabo reformas para tratar la violencia sexual y el aborto inseguro

lunes, 16 de julio de 2012

Tracy Robinson, relatora de los derechos de las mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, recientemente visitó a Nicaragua y habló sobre la importancia de frenar la violencia sexual y el aborto inseguro.©Ipas

El 22 de junio, las personas que abogan a favor de los derechos de las mujeres en Nicaragua celebraron la promulgación de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres (Ley 779), haciendo eco del cauteloso optimismo de la relatora de los derechos de las mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Tracy Robinson, quien elogió la ley durante su reciente visita al país.

“La Ley 779 es un importante paso hacia adelante, pero no el fin del debate y análisis públicos”, dijo Robinson en el discurso que pronunció el 29 de mayo para celebrar el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres.

Durante su visita de dos días a Nicaragua —una nación donde la violencia contra las mujeres es generalizada y el aborto está prohibido bajo todas las circunstancias, incluso para salvar la vida de la mujer— Robinson habló con vehemencia sobre las devastadoras consecuencias de la violencia sexual y doméstica y del aborto inseguro.

“La impunidad por la violencia contra las mujeres es un problema crónico en este país y en el resto de las Américas”, dijo ella. “Es difícil encontrar datos fidedignos, pero un informe indica que menos del 10% de los casos de violencia contra mujeres y niñas son enjuiciados. Insto al Estado [de Nicaragua] a evaluar plenamente la relación entre la salud reproductiva y la violencia y trabajar estrechamente con la sociedad civil para tratar ambas”.

Insistiendo que los servicios de salud reproductiva son un derecho humano fundamental, Robinson también habló explícitamente sobre la necesidad de legalizar el aborto: “Tomar acción para revocar los artículos del Código Penal que penalizan el aborto en todas las circunstancias sería un avance trascendental hacia respetar y reconocer la dignidad y los derechos humanos de las mujeres y niñas”.

Nueva ley e informe ponen de relieve la violencia sexual

La Ley 779 requiere un enfoque integral para tratar la violencia contra las mujeres, lo cual implica la integración de todas las instituciones involucradas: procuradurías, policía, el Instituto de Medicina Legal de Nicaragua, los sistemas de salud y justicia, entre otros, explicó Marta María Blandón, Directora de Ipas Centroamérica.

Desafortunadamente, “la ley entró en vigencia sin contar con el presupuesto para su  implementación”, dijo Mayte Ochoa, Coordinadora de Políticas de Ipas Centroamérica. “Esperamos que se incluyan los recursos en el presupuesto general de la República el próximo año.”

La necesidad de asignar recursos para hacer cumplir la ley sobre violencia sexual es evidente en el lanzamiento oficial de la CIDH en junio de su informe de 2011 Access to Justice for Women Victims of Sexual Violence in Mesoamerica (“Acceso a la justicia para mujeres víctimas de violencia sexual en Mesoamérica”). “El informe se centra en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, en las repercusiones del problema de violencia sexual y los obstáculos para el acceso a la justicia en los países centroamericanos en general”, explicó Robinson.

El informe indica que la violencia sexual en la región es un problema multidimensional, producto de un ambiente social que tolera la violencia, los patrones socioculturales que discriminan a las mujeres y respuestas inadecuadas por parte de las instancias encargadas de hacer cumplir la ley.

“La mayor importancia que tiene este informe es que muestra que la CIDH está involucrada e interesada en investigar e involucrarse en temas sensibles a los problemas que enfrentan las mujeres de la región”, dijo Blandón.

Asimismo, la importancia de la visita de Robinson a Nicaragua fue la demostración de su compromiso para promover los derechos de las mujeres en ese país. Robinson es la primera relatora que  visita a Nicaragua en 20 años; fue invitada por Ipas Centroamérica, el Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua (MAMN), el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

“El objetivo de traer a la relatora a Nicaragua, más que lograr un impacto a nivel interno, era que ella conociera de primera mano la situación de los derechos humanos de las mujeres en Nicaragua, sobre todo porque está empezando su mandato y esperamos que la CIDH muestre mayor interés en la situación”, dijo Ochoa.

Durante su visita, Robinson, quien asumió su mandato de relatora en enero, tuvo la oportunidad de reunirse con diferentes grupos de mujeres y hablar en un foro muy concurrido.