Done ahora

share/save

Relator Especial de las Naciones Unidas hace un llamado a los gobiernos para la despenalización del aborto

martes, 25 de octubre de 2011

Nuevo informe de la ONU insta a naciones a despenalizar el aborto y señala que esas restricciones violan el derecho de las mujeres a la salud.

En un informe innovador presentado ante las Naciones Unidas el 24 de octubre, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Salud hizo un llamado a los Estados miembros de las Naciones Unidas para eliminar las leyes que crean barreras a la salud sexual y reproductiva. Específicamente, el informe insta a los gobiernos a despenalizar el aborto y garantizar acceso a los servicios de salud legales y a información médica correcta.

Organizaciones que trabajan en las áreas de derechos humanos, derechos de las mujeres y salud –entre ellas Ipas – dieron la bienvenida al informe como un importante hito en el esfuerzo por lograr la plena realización del derecho a la salud para todas las personas. “Las extensas investigaciones y experiencia de Ipas con mujeres y profesionales de la salud en todo el mundo apoyan las conclusiones y recomendaciones de este informe”, dijo Barbara Crane, Vicepresidenta Ejecutiva de Ipas. El informe también fue bien recibido por varios Estados miembros de las Naciones Unidas, tanto en países industrializados como en países en desarrollo.

En casi el mismo momento que el Relator Especial abordó las barreras a los servicios de salud sexual y reproductiva ante las Naciones Unidas, integrantes de la sociedad civil de Nicaragua (entre ellas Ipas) testificaban ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) respecto a las violaciones de los derechos humanos de las mujeres y niñas en ese país causadas por la violencia sexual. Las peticionarias hicieron un llamado a una audiencia tras repetidos casos de inacción por parte del gobierno para proteger a las mujeres de la violencia sexual o brindar tratamiento adecuado a las sobrevivientes de dicha violencia.

“Las niñas y las mujeres en Nicaragua se encuentran en indefensión ante un sistema que no garantiza sus derechos”, dijo Mayte Ochoa, de Ipas, en la audiencia.

La lista de inquietudes presentadas ante la CIDH incluía la prohibición total del aborto en Nicaragua, la cual niega a las mujeres que han sido violadas el derecho a interrumpir el embarazo producto de esa violación. Nicaragua es uno de solo cuatro países donde existe una prohibición total del aborto. En su informe, el Relator Especial trata específicamente el asunto de violación y reconoce que ser forzada a escoger entre llevar a término un embarazo no deseado o tener un aborto ilegal “puede causar una angustia enorme”.

Declaró en el informe: “Más aún, aunque se ha documentado bien el impacto psicológico de buscar servicios de aborto ilegal o llevar a término un embarazo no deseado, ninguna evidencia correspondiente apoya la existencia de secuelas de largo plazo para la salud mental como consecuencia de la interrupción voluntaria del embarazo.”

A lo largo del informe, el Relator Especial reconoció también que el estigma en torno al aborto, reforzado por las leyes restrictivas, sirvió para “…perpetuar e intensificar las violaciones del derecho a la salud”, impidiendo que las mujeres busquen servicios de salud adecuados y oportunos. Ipas ha estado estudiando el impacto de ese estigma en la capacidad de las mujeres para obtener servicios de aborto seguro, y éste fue el tema del número más reciente de la revista Because.

En su conclusión, el Relator Especial hizo un llamado a la acción por parte de los Estados para eliminar las barreras legislativas a los servicios de salud sexual y reproductiva, que incluya la despenalización del aborto, y para tomar los pasos necesarios para garantizar la disponibilidad y accesibilidad de los servicios de salud reproductiva, incluidos los servicios de anticoncepción y aborto.