Nigeria

Cuando Faith, una joven de 21 años de edad, se enteró de su embarazo, le robó algunos miles de naira ($40 USD) a su madre para pagar por un aborto clandestino. Con un ingreso diario de apenas 300 naira ($2.50 USD), Faith dice que no estaba ni financiera ni psicológicamente preparada para tener un bebé. Por lo tanto, sin acceso a servicios y sin apoyo, acudió a un chapucero en su pueblo para que le practicara un aborto ilegal.
“Me pusieron hierro adentro”, dijo Faith. “Dolió mucho. Vomité varias veces y me dio tristeza.” A pesar de su experiencia, Faith se siente afortunada de estar viva.

El aborto inseguro es una de las causas más importantes y más evitables de mortalidad y morbilidad maternas en Nigeria. El aborto es ilegal excepto para salvar la vida de la mujer, y los procedimientos a menudo son inaccesibles, incluso para las mujeres que satisfacen estos requisitos, por lo cual las mujeres se ven obligadas a buscar servicios clandestinos.

Con sede en Abuja, Ipas Nigeria trabaja para ampliar el acceso de las mujeres a servicios vitales de salud reproductiva, brindando atención postaborto y servicios de planificación familiar, y fortaleciendo alianzas y colaboraciones para apoyar la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.