Promoción y defensa (advocacy)

Ipas apoya el derecho de cada mujer de controlar su propia sexualidad, fertilidad, salud y bienestar. Reconocemos los numerosos y diversos roles que determinan la capacidad de las mujeres de todas las edades para ejercer sus derechos reproductivos. En colaboración con diversas partes interesadas —desde los más altos organismos internacionales y regionales y gobiernos nacionales, hasta trabajar directamente con mujeres y hombres en sus comunidads— Ipas se esfuerza por incrementar la capacidad de las mujeres, incluidas las jóvenes, para ejercer sus derechos sexuales y reproductivos, así como por disminuir las tasas de muertes y lesiones relacionadas con el aborto a nivel mundial. La organization procura ampliar la disponibilidad, calidad y sostenibilidad de los servicios de aborto y otros servicios de salud reproductiva relacionados, así como mejorar y aumentar el número de ambientes propicios.

Los formuladores de políticas tienen un impacto en la disponibilidad y accesibilidad de los servicios, particularmente los de aborto, por medio de tratados, leyes y políticas. Las y los líderes religiosos y tradicionales, abogados y agentes de policía, integrantes de la comunidad y otras partes interesadas también pueden influir en el ambiente político y social de un país o una región, por lo cual el trabajo a nivel comunitario es de particular importancia.

Entre los esfuerzos de Ipas por promover la salud reproductiva de las mujeres y ampliar su acceso a servicios de aborto seguro se encuentran:

  • Abogar por políticas locales, nacionales e internacionales que apoyen la capacidad de cada mujer para tomar decisiones seguras respecto a su salud reproductiva;
  • Apoyar los esfuerzos de organizaciones aliadas locales por mejorar o aplicar las leyes que regulan el acceso de las mujeres a los servicios de aborto seguro;
  • Atender los aspectos olvidados de los derechos de las mujeres, así como los derechos de los sectores marginados de la población: por ejemplo, las mujeres sujetas a la violencia sexual, las adolescentes y las mujeres que viven con VIH/SIDA;
  • Elaborar y difundir información sobre los derechos sexuales y reproductivos, con el fin de movilizar a los formuladores de políticas, profesionales de la salud, defensores, ONG y comunidades;
  • Educar a las y los profesionales de la salud con respecto a la importancia de ofrecer servicios de aborto seguro como un asunto de salud pública y derechos humanos;
  • Brindar oportunidades para que las mujeres desarrollen sus habilidades y amplíen sus conocimientos sobre la salud y los derechos sexuales y reproductivos de manera que puedan evitar embarazos no deseados, buscar servicios de aborto seguro, incluidos los de aborto con medicamentos, y reconocer las complicaciones del aborto.
  • Procurar cambiar las normas y prácticas sociales que estigmatizan al aborto.