Envío de la CSW 61

Enfoque en el empoderamiento económico de las mujeres pero poco enfoque en la salud y los derechos sexuales y reproductivos

viernes, 24 de marzo de 2017

Del 13 al 24 de marzo, líderes mundiales, delegaciones nacionales y defensores de los derechos humanos asistieron a la 61a sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) en las Naciones Unidas. Este año la sesión se enfocó en el empoderamiento económico de las mujeres.

Al igual que en años anteriores, representantes de Ipas asistieron para asegurar que los derechos reproductivos de las mujeres y niñas sean incluidos en el documento de los resultados, y para proteger logros anteriores. Aunque muchos gobiernos enviaron delegaciones determinadas a abordar los derechos de las mujeres, esta sesión también se caracterizó por la percibida falta de apoyo a favor de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, en particular con relación al aborto seguro.

Como señaló Cecilia Espinoza, asesora senior de Ipas en políticas, en una entrevista el año pasado: “En los 60 años que la CSW se ha reunido anualmente, hemos visto un progreso increíble en las actitudes de los gobiernos hacia los derechos de las mujeres y en su compromiso para tratar problemas como la violencia sexual y violencia de género, la mortalidad materna y la falta de acceso a educación y participación política”.

Pero este año, dice Espinoza, una de varias representantes de Ipas en la sesión, “Ha habido poca conexión entre el empoderamiento económico de las mujeres y su salud y sus derechos sexuales y reproductivos”.

La delegación de Ipas fue integrada por: Liza Muringo Kimbo, directora de la Alianza Ipas-África; Hauwa Shekarau, directora de Ipas Nigeria; Chrispine Sibande, director de Ipas Malaui; Lucy Lugalia, asesora senior de la Alianza Ipas-África en políticas; Edosa Oviawe, asesor de Ipas Nigeria en políticas; y Gillian Kane, asesora senior de Ipas en políticas. La Srta. Kimbo, la Srta. Lugalia, la Srta. Shekarau y el Sr. Sibande fueron todos parte de las delegaciones de sus respectivos países.

A muchas organizaciones, entre ellas Ipas, dice Kane, les preocupa que el gobierno de Trump esté abnegando sus compromisos para proteger a las mujeres y niñas. “Nikki Haley, Embajadora de los Estados Unidos, prometió en su audiencia de confirmación que en materia de los derechos humanos ella sería una firme defensora de los principios e intereses estadounidenses. Por esta medida, Haley ya no está cumpliendo sus promesas”, dice ella. “En la delegación oficial de Estados Unidos, Haley incluyó a dos integrantes de la sociedad civil que no apoyan a las Naciones Unidas, no tienen experiencia en los derechos humanos de las mujeres y no los apoyan. Es más, una de las organizaciones es un grupo de odio que ha abogado por la violencia y por desmantelar las protecciones de los derechos humanos”.

Espinoza agrega: “Representantes de la sociedad civil han sido bienvenidos a las sesiones de la CSW en el pasado, pero muchos de nosotros sentimos un cambio drástico este año. Existen más barreras a nuestra participación pero estamos determinados a hacer sentir nuestra presencia y continuar luchando por el acceso y el derecho al aborto seguro. Esperamos que las Naciones Unidas continúen proporcionando un ambiente seguro para que la sociedad civil internacional participe e influya en reuniones multilaterales que afectan la vida de las mujeres y niñas en todo el mundo”.