¿Pueden las mujeres comprar y usar de manera segura las tabletas para inducir el aborto con medicamentos sin tener que ver a un/a prestador/a de servicios?

jueves, 27 de abril de 2017

Un nuevo artículo redactado por investigadores de Ipas y Advancing New Standards in Reproductive Health (ANSIRH) en la Universidad de California, en San Francisco (UCSF), establece la ruta normativa para lograr la disponibilidad del método de aborto con medicamentos sin receta. El artículo identifica la evidencia necesaria para determinar si las mujeres pueden acceder el método de aborto con medicamentos sin receta de manera segura; además, sugiere que los fármacos cumplen con muchas de las normas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para la venta de productos sin receta.

El método de aborto con medicamentos ofrece a las mujeres la opción de tomar las tabletas para inducir el aborto, sin tener que someterse a un procedimiento quirúrgico. El proceso, que le permite a la mujer tener el aborto en su casa, consiste en el uso de dos medicamentos —mifepristona y misoprostol— para interrumpir el embarazo hasta las primeras 10 semanas de gestación. La seguridad y eficacia del aborto con medicamentos, y la capacidad de las mujeres para usarlo independientemente después de recibir los medicamentos y las instrucciones de uso, han sido comprobadas por investigaciones anteriores.

“En muchos países, las mujeres ya están usando estos medicamentos de manera segura por sí solas”, dice el Dr. Daniel Grossman, co-autor del estudio y director de ANSIRH en UCSF. “Llegó el momento de estudiar este asunto metódicamente y empezar a crear la base de evidencias para lograr la disponibilidad del método de aborto con medicamentos sin receta”.

El estudio, publicado en la revista BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, tuvo como objetivo contestar la interrogante: ¿El régimen de mifepristona-misoprostol para el aborto con medicamentos a las 10 semanas de gestación o antes, reúne los criterios normativos de la FDA para su aprobación sin receta; de lo contrario, cuáles son las brechas de investigación? Los investigadores encontraron que, aunque es necesario realizar más investigaciones, la evidencia preliminar es alentadora.

“Contestar las interrogantes clave de investigación propuestas en este estudio ayudaría a las organizaciones y promotores que trabajan en el área de salud de las mujeres a argumentar a favor del acceso al método seguro y legal de aborto con medicamentos fuera del ámbito clínico”, dice la Dra. Nathalie Kapp de Ipas, autora principal del estudio. “Al examiniar estos temas, los investigadores pueden contribuir al progreso en esta importante opción de salud reproductiva para las mujeres en Estados Unidos y en el resto del mundo”.

3 estudios clave necesarios

Para que un medicamento califique para estatus de aprobación de la FDA para el uso de fármacos sin receta, una serie de estudios debe demostrar que los consumidores pueden usarlo de manera correcta y segura sin supervisión médica. El estudio encontró que aún se necesitan las siguientes evidencias fundamentales para demostrar el uso correcto del método de aborto con medicamentos por parte de las mujeres sin la supervisión de un/a prestador/a de servicios.

  • Estudio sobre la comprensión de la etiqueta: Para este estudio sería necesario crear y probar una etiqueta del producto que las mujeres puedan entender, que incluya instrucciones sobre cómo usar el medicamento, quién no debe usar el medicamento y cuándo acudir a un/a profesional médico/a.
  • Estudio de autoselección: Este estudio determinaría si las mujeres pueden usar la etiqueta para evaluar por sí solas si el medicamento es adecuado para ellas, lo cual dependería principalmente de determinar si el embarazo tiene menos de 10 semanas de gestación.
  • Estudio de uso real: Este estudio indicaría cómo las mujeres traducen la información en la etiqueta al uso correcto o incorrecto de los medicamentos, que incluye la demostración de cómo automanejan el proceso de aborto, así como cualquier efecto secundario o complicación. El paso fundamental para el autouso seguro del método de aborto con medicamentos es entender y demostrar cuándo buscar atención médica, tanto para los signos y síntomas de continuación del embarazo como para las complicaciones tales como sangrado vaginal e infección.

Investigaciones con implicaciones mundiales

“Empleamos el marco normativo de la FDA para determinar qué evidencias serían necesarias para argumentar a favor del autouso del método de aborto con medicamentos por parte de las mujeres, pero los hallazgos son pertinentes a nivel mundial”, explica Kapp.

Actualmente, en los lugares donde el aborto es legal, muchas mujeres elegibles para tener un aborto con medicamentos no pueden obtenerlo por razones tales como por vivir lejos de un centro de salud que proporciona estos servicios, por su imposibilidad de pagar por la consulta médica, o por temor a ser juzgadas y ridiculizadas por visitar un centro de salud donde se realizan abortos.

Además, como señala el estudio, se está ampliando el acceso no tradicional al aborto con medicamentos. En los lugares donde el aborto es ilegal o muy restringido, las mujeres obtienen los medicamentos para inducir el aborto por medio de farmacias, Internet, vendedores de medicamentos o fuentes clandestinas, y los utilizan de manera independiente sin supervisión médica.

Nota: En ámbitos donde no se dispone de mifepristona, las mujeres pueden usar el régimen de misoprostol solo para inducir el aborto con medicamentos de manera segura, pero este régimen es menos eficaz y el seguimiento rutinario con un/a prestador/a de servicios es recomendado (mientras que no se recomienda para el régimen combinado de mifepristona-misoprostol). Por estas razones, los autores del estudio se enfocaron solo en el régimen combinado.