Estudio de Nepal encuentra que las enfermeras-obstetras auxiliares pueden ofrecer servicios de aborto con medicamentos

jueves, 24 de marzo de 2016

En estos momentos cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) está promoviendo la ampliación de las funciones del personal sanitario en la prestación de servicios de aborto, un nuevo estudio de Ipas encuentra que un programa en Nepal para capacitar a enfermeras-obstetras auxiliares (EOA) en la prestación de servicios de aborto con medicamentos ha tenido mucho éxito, aun en las unidades de salud del primer nivel de atención ubicadas en zonas remotas.

En Nepal, el aborto es legal desde el año 2002, pero continúa siendo difícil de acceder para las mujeres que viven en zonas remotas y rurales. En el 2010, el gobierno de Nepal se comprometió a ampliar los servicios de aborto en puestos de salud y sub-puestos de salud al capacitar a las EOA, ya certificadas como asistentes de parto calificadas, en la prestación de servicios de aborto con medicamentos.

Con el apoyo de Ipas, más de 450 EOA recibieron capacitación durante un período de cuatro años, desde diciembre de 2010 hasta junio de 2014. A lo largo del programa, los servicios de aborto con medicamentos fueron extendidos a 25 distritos, donde 25,187 mujeres recibieron servicios.

Según el estudio, publicado recientemente en la revista Journal of Midwifery & Women’s Health, las EOA que participaron en la capacitación reportaron “un alto nivel de confianza en sus habilidades para prestar servicios de aborto con medicamentos y considerables capacidades y conocimientos técnicos relacionados con el aborto con medicamentos”. El estudio señala que varios elementos fueron fundamentales para tener éxito:

  • Cambios en políticas: Una comisión especial sobre aborto formuló una política nacional de aborto seguro y tradujo la política a una orden procesal jurídica que incluye a las EOA como prestadoras elegibles de los servicios de aborto con medicamentos.
  • Elaboración del currículo: Entre las áreas abarcadas se encuentran prestación de servicios, manejo de riesgos, seguimiento de las usuarias y consideración de las necesidades especiales de las mujeres jóvenes solteras.
  • Capacitación integral y apoyo: Las EOA recibieron no solo capacitación, sino también apoyo antes y después de la capacitación. Esto les brindó apoyo continuo en asuntos tales como el manejo del flujo de usuarias y de referencias.

El estudio fue realizado por personal de Ipas y un funcionario del Ministerio de Salud y Población de Nepal. Según Kathryn Andersen, asesora senior de Ipas en investigación y evaluación y una de las autoras del estudio, la decisión de capacitar a las EOA contribuyó al éxito del program, porque son integrantes de las comunidades locales y son transferidas por el sistema de salud con menos frecuencia que profesionales médicos.

A fin de “mantener y multiplicar” las ganancias logradas hasta la fecha en el programa, el estudio recomienda que la prestación de servicios de aborto con medicamentos por EOA sea ampliada en las zonas rurales y remotas de los distritos restantes, donde existen acceso limitado a los servicios de aborto y las tasas más altas de complicaciones del aborto inseguro. Además, recomienda medidas tales como integrar la capacitación de las EOA en la prestación de servicios de aborto con medicamentos en la formación de asistentes de parto calificadas.

El año pasado, la OMS publicó una nueva guía sobre las funciones del personal sanitario en la prestación de servicios de aborto seguro y de anticoncepción postaborto. Citando la falta de prestadores de servicios capacitados como una de las mayores barreras al acceso de las mujeres a los servicios de aborto seguro, la guía señala que las intervenciones basadas en evidencia muestran que los servicios de aborto seguro pueden ser proporcionados en las etapas iniciales del embarazo por una gran variedad de prestadores no especialistas, tales como parteras, enfermeras, farmaceutas y trabajadores de salud no profesionales.