Historias de noticias destacan la necesidad de reformar la ley referente al aborto en Sierra Leona

martes, 26 de abril de 2016

La verguenza, el estigma y las leyes restrictivas a menudo obligan a las mujeres jóvenes como Memunatu Kamara en el artículo de  Al Jazeera“The women dying for an abortion in Sierra Leone” (Las mujeres que mueren por un aborto en Sierra Leona) a recurrir a practicantes tradicionales para que las ayuden a poner fin a embarazos no deseados.

Ella sobrevivió porque fue trasladada rápidamente al hospital después que fue encontrada gateando en el piso, sangrando y con dolor. Pero otras jóvenes no son tan afortunadas.

“El aborto inseguro es un grave problema en Sierra Leona”, dice Janie Benson, vicepresidenta de investigación y evaluación en Ipas, en el artículo. Benson agrega que muchas mujeres no tienen la posibilidad de buscar servicios de salud y “mueren en su comunidad o sufren morbilidad a corto o largo plazo”.

Muchas mujeres en África occidental también tienen acceso limitado a métodos anticonceptivos en una región con altas tasas de embarazo, aborto inseguro y mortalidad materna, y donde el aborto es ilegal en la mayoría de los casos.

En un artículo de Thomson Reuters titulado “Strict laws drive West African women to dangerous, illegal abortions” (Leyes estrictras obligan a las mujeres de África occidental a recurrir a abortos ilegales y peligrosos) la reportera Kieran Guilbert escribe acerca de los retos que enfrentan las mujeres en las zonas urbanas y rurales de Sierra Leona, donde el Presidente se ha negado dos veces a firmar un proyecto de ley referente al aborto.

El proyecto de ley, que fue presentado de nuevo al Parlamento para modificaciones, hubiera permitido la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación sin restricciones y hasta las 24 semanas en casos de violación, incesto, malformación fetal y cuando la salud de la mujer corre peligro.

“Las leyes estrictas permiten que los gobiernos ignoren el problema de aborto aprovechándose del temor de hacer algo ilegal", dice Charlotte Hord Smith, directora de políticas de Ipas, quien agrega que aunque el proyecto de ley se ha retrasado, ha “abierto el tema al debate público y político como nunca antes”.