En Bolivia, Ipas capacita a la policía, personal judicial y trabajadores de salud en las disposiciones jurídicas referentes al aborto

martes, 26 de abril de 2016

Malena Morales, líder de Ipas Bolivia, sentada a la derecha de la viceministra de justicia de Bolivia en un evento donde anunció la nueva “Guía de atención a víctimas de violencia sexual”.

Ipas Bolivia ha lanzado una nueva iniciativa para ampliar el acceso de las mujeres a servicios de aborto seguro y legal en el sistema de salud pública, un avance importante tan solo dos años después que el máximo tribunal de justicia de Bolivia falló a favor de eliminar el requisito de obtener autorización judicial para las mujeres que buscan servicios de aborto legal.

En alianza con el Ministerio de Justicia de Bolivia, Ipas capacitará a la policía, personal judicial y profesionales en el campo de políticas en las disposiciones jurídicas referentes al aborto y directrices para manejar casos en los que las mujeres buscan servicios de aborto. El aborto ahora es legal en casos de violación, incesto y riesgo a la salud o vida de la mujer, pero muchos profesionales que podrían facilitar el acceso de las mujeres a este servicio legal aún no han recibido capacitación sobre la ley y crean barreras para las mujeres.

“En los sectores de la policía, judicatura y salud, el personal no está informado acerca del fallo del tribunal en 2014, que garantiza el derecho de las mujeres al aborto”, explica Malena Morales, líder de Ipas Bolivia.

Nueva guía para brindar atención a víctimas de violencia sexual

Una principal contribución para capacitar a estos sectores será la recién publicada “Guía de atención a víctimas de violencia sexual”, dado que muchas mujeres buscan servicios de aborto legal para interrumpir embarazos que son producto de violencia sexual. Morales presentó oficialmente la nueva guía, creada por Ipas en colaboración con el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades, en un evento que celebró el Día Internacional de la Mujer el mes pasado.

La guía explica las obligaciones jurídicas de las instituciones que trabajan en casos de violencia sexual —específicamente violación, estupro e incesto— para garantizar el derecho de las víctimas a recibir servicios de salud sexual y reproductiva, incluido el derecho a elegir anticoncepción de emergencia o un aborto seguro y legal. Respalda el plan nacional de Bolivia para la prevención del embarazo en la adolescencia, el cual hace un llamado a una respuesta sistemática a toda forma de violencia sexual.

“Las mujeres que han sufrido violencia sexual y desean obtener un aborto legal deben presentar un informe policial, lo cual significa que son vulnerables al personal de la policía, así como al personal de salud que les proporciona información incorrecta sobre sus derechos”, dice Morales.

La guía también respalda el plan nacional para prevenir y erradicar la violencia de género, y será utilizada para capacitar a psicólogos, abogados y trabajadores sociales en el sistema de salud. Además, Ipas planea capacitar al personal del Ministerio de Salud, los sistemas jurídico y judicial, la fuerza policial nacional y el programa nacional de asistencia a víctimas, así como autoridades indígenas y defensores jurídicos de niños y adolescentes. Ipas lleva los últimos dos años capacitando a la policía en este tema.

Para asegurar que el público sepa que los servicios de aborto seguro ahora son más fáciles de acceder bajo ciertas circunstancias, Ipas Bolivia produjo cuñas de radio nacional para crear mayor conciencia de la disponibilidad de apoyo jurídico para las mujeres que desean ejercer su derecho al aborto seguro.