El aborto es común en Nigeria a pesar de la ley restrictiva

jueves, 5 de noviembre de 2015

El 4 de noviembre, Ipas Nigeria celebró un evento de lanzamiento para compartir los hallazgos de un estudio nacional sobre la incidencia del aborto realizado por la Universidad de Ibadan y el Guttmacher Institute. Más de 100 participantes de gobiernos estatales, la sociedad civil y grupos de profesionales de la salud —así como medios de comunicación locales, regionales e internacionales— asistieron al evento, que duró medio día.

“Para nosotros es muy importante difundir los hallazgos de este estudio”, dice Hauwa Shekarau, directora interina de Ipas Nigeria y asesora senior en políticas. “Nos complace tener nueva evidencia sobre el aborto en Nigeria; el último estudio nacional fue realizado hace unos 20 años”.

Aunque permitido únicamente cuando es necesario para salvar la vida de la mujer, el aborto inducido es común en Nigeria, concluye “La incidencia del aborto en Nigeria”. En el año 2012, más de un millón de abortos fueron realizados en el país, en comparación con los 610,000 abortos que se estima ocurrieron en Nigeria en 1996. Este aumento se debe no solo a una mayor población, sino también a un aparente aumento en la tasa de abortos. En el 2012, la estimación de la tasa de aborto era de 33 abortos por cada 1000 mujeres de 15 a 49 años de edad. Aunque esta tasa es mayor que la tasa de 1996 (23 por cada 1000) estimada en un estudio anterior, la conclusión más prudente podría ser que la tasa de aborto ha aumentado ligeramente, ya que las dos tasas fueron calculadas utilizando diferentes métodos.

La mayoría de estos abortos eran clandestinos y muchos eran inseguros. El aborto inseguro es uno de los principales contribuidores a la tasa de mortalidad materna de Nigeria, la cual continúa siendo una de las más altas del mundo. Los procedimientos clandestinos a menudo son efectuados en condiciones antihigiénicas por prestadores de servicios que no están capacitados adecuadamente. Las complicaciones resultantes varían desde sangrado no controlado hasta infecciones graves e incluso la muerte.

Olutosin Awolude, consultor y orador, Departamento de Ginecología y Obstetricia, Universidad de Ibadan, dio un resumen detallado de los hallazgos y la metodología del estudio ante las personas que participaron en el evento, junto con el Dr. Akinrinola Bankole, director de investigación internacional del Guttmacher Institute.

“Estos hallazgos dejan muy claro no solo que el aborto es común en Nigeria, sino que los servicios inseguros están poniendo en riesgo la salud y la vida de las mujeres”, dijo Bankole. “El embarazo no deseado es la causa fundamental de la mayoría de los abortos. Las mujeres nigerianas necesitan acceso a servicios de planificación familiar de alta calidad para reducir las tasas de embarazo no intencional y aborto inseguro, que a menudo es el resultado” agregó él.

En su discurso durante el evento, Shekarau hizo un llamado a una revisión de la ley nigeriana referente al aborto. “Este estudio indica que llegó el momento de que el gobierno promulgue una ley que permita que las y los profesionales de la salud proporcionen servicios de aborto seguro”.

“Debemos revisar la ley de manera crítica. La ley restrictiva contribuye al aborto inseguro porque obliga a las mujeres a buscar abortos clandestinos realizados por chapuceros no calificados y no capacitados. Viola los derechos de mujeres y niñas y las pone en peligro”, dijo ella. 

La incidencia de aborto en Nigeria” está disponible en línea en International Perspectives on Sexual and Reproductive Health.

Conozca más acerca de la ley y políticas referentes al aborto en Nigeria en esta ficha informativa.

Each year 1.25 million Nigerian women have an abortion