Extendiendo los servicios de atención integral del aborto al segundo trimestre: retos y logros

jueves, 12 de marzo de 2015

La prestación de servicios de aborto seguro y de alta calidad en el segundo trimestre del embarazo salvaría la vida de miles de mujeres cada año. Aunque los abortos en el segundo trimestre son solo un pequeño porcentaje de todos los abortos del mundo, la mayoría de las muertes y lesiones relacionadas con el aborto ocurren en el segundo trimestre del embarazo. Sin embargo, en muchas partes del mundo, los servicios de aborto seguro en el segundo trimestre continúan siendo limitados o no existen.

“La prestación de servicios de aborto en el segundo trimestre conlleva una serie de aspectos únicos, tales como la necesidad de experiencia técnica y mayor estigma del aborto en el segundo trimestre”, dice Alison Edelman, ginecoobstetra y consultora técnica de Ipas.

Además, dice Edelman, las mujeres que tienen mayor probabilidad de necesitar servicios de aborto en el segundo trimestre figuran entre las más vulnerables y privadas de sus derechos: mujeres pobres, jóvenes, sin educación, mujeres que sufren de graves problemas médicos, mujeres que viven en zonas remotas, o sobrevivientes de violencia sexual. Ellas no pueden superar las numerosas barreras para obtener servicios de aborto seguro en el primer trimestre del embarazo, tales como costos prohibitivos, la falta de diagnóstico oportuno del embarazo, o falta de conocimiento sobre la disponibilidad de servicios seguros, y generalmente no acuden a las unidades de salud hasta después de concluidas las primeras 12 semanas del embarazo.

“Las jóvenes, en particular, son más propensas a necesitar servicios en el segundo trimestre comparadas con las mujeres adultas, porque posiblemente no se den cuenta de que están embarazadas en las etapas iniciales del embarazo o quizás oculten el embarazo por temor y vergüenza”, explica ella.

Como escribió el Dr. David Grimes, antiguo director de la división de vigilancia del aborto en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos: “El aborto tardío es un asunto preocupante para mujeres en circunstancias difíciles”.

Ipas está comprometida a incrementar la disponibilidad de los servicios de aborto en el segundo trimestre para todas las mujeres que los necesiten, y ha creado programas de aborto en el segundo trimestre en conformidad con la guía de la Organización Mundial de la Salud sobre el aborto seguro. Además, Ipas elaboró un juego de herramientas sobre la prestación de servicios de aborto en el segundo trimestre, el cual está disponible en línea.

Entre los logros de Ipas relacionados con los servicios de aborto en el segundo trimestre se encuentran sus programas en Etiopía y Nepal, donde Ipas ha trabajado con los ministerios de salud nacionales para crear y ejecutar programas integrales y estructurados que han ampliado de manera significativa el acceso de las mujeres a los servicios en el segundo trimestre. Estos programas se destacan en artículos publicados recientemente en las revistas Contraception e International Journal of Gynecology and Obstetrics. 

Aborto con medicamentos en el segundo trimestre en Etiopía

Etiopía tiene una de las mayores tasas de mortalidad materna del mundo; el aborto inseguro es uno de los principales contribuidores. El Guttmacher Institute reportó en el año 2010 que casi el 60% de los abortos en Etiopía son inseguros. El país liberalizó su ley referente al aborto en el año 2005 para combatir la mortalidad materna ampliando el acceso a los servicios de aborto seguro. El aborto es legal hasta concluidas las 28 semanas del embarazo para varias indicaciones, tales como violación, incesto, anomalía fetal y cuando la salud de la madre corre peligro. 

Un estudio sobre las complicaciones relacionadas con el aborto en Etiopía, publicado en la revista International Perspectives on Sexual and Reproductive Health, estima que, en el año 2008, 100 mujeres murieron en unidades de salud a causa de las complicaciones del aborto: 87 de las muertes ocurrieron entre mujeres con embarazo en el segundo trimestre.

En el 2010, Ipas empezó a trabajar con el Ministerio de Salud federal (FMOH) para ampliar el acceso a los servicios de aborto con medicamentos en el segundo trimestre utilizando el régimen de mifepristona y misoprostol recomendado por la OMS. El programa incluyó capacitación técnica, evaluación de necesidades y reuniones con partes interesadas.

“Esta estrategia sistemática nos ha permitido introducir exitosamente los servicios de aborto en el segundo trimestre en todos los principales estados y regiones de Etiopía”, dice el Dr. Yonas Getachew, consultor de Ipas Etiopía. “Dado que nos enfocamos en el aborto con medicamentos, pudimos lograr una rápida introducción de los servicios sin hacer extensos cambios a las unidades de salud, equipos o personal”.

Durante el período desde octubre de 2010 hasta diciembre de 2013, el programa llevó a cabo ocho capacitaciones clínicas para profesionales de la salud en 23 hospitales, lo cual abrió el camino para que más de 7000 mujeres obtuvieran servicios de aborto con medicamentos en el segundo trimestre.

“Los servicios de aborto en el segundo trimestre son parte del continuum de servicios de aborto. Atención integral significa atender las necesidades de las mujeres lo más pronto posible y lo más tardío que sea necesario”, dice Getachew.

Rápida ampliación en Nepal

En Nepal, hasta hace 15 años, el aborto era ilegal bajo todas las circunstancias. Las mujeres que buscaban abortos a veces eran procesadas y encarceladas. En el año 2002, Nepal legalizó el aborto, incluidos los servicios de aborto de hasta 18 semanas para casos de violación o incesto, y a cualquier edad gestacional para indicaciones de salud materna, física o fetal. A pesar de la disminución en las restricciones, por lo menos el 13% de las mujeres que acudieron a las unidades de salud en busca de un aborto seguro en el 2006 fueron rechazadas debido a la falta de capacitación y apoyo para prestar servicios seguros de aborto en el segundo trimestre.

Desde el 2007, Ipas ha trabajado con la División de Salud Familiar del Ministerio de Salud de Nepal para incrementar la disponibilidad de los servicios de aborto en el segundo trimestre, tanto la dilatación y evacuación (D&E) como el aborto con medicamentos (mifepristona-misoprostol). Entre los años 2007 y 2012, se establecieron 19 centros de aborto en el segundo trimestre, con un total de 46 profesionales de la salud. Durante ese plazo, se proporcionaron servicios a 1848 mujeres; hoy en día continúa la prestación de esos servicios. Investigaciones independientes han documentado un descenso en la morbimortalidad de mujeres desde la introducción de este programa, y señalan que “el mayor descenso fue observado después de la ampliación del programa de servicios de aborto seguro para incluir a profesionales de la salud de nivel intermedio, capacitación en el segundo trimestre y aborto con medicamentos, destacando la importancia de esfuerzos concertados para ampliar el acceso”.

Como señala el comentario en la revista Contraception acerca del programa en Nepal, esta exitosa ampliación de los servicios en el segundo trimestre, la cual creció ocho veces durante el plazo de cinco años, se debe  “al diseño integral y estructurado del programa, la estrecha colaboración entre el gobierno nepalés e Ipas, y la dedicación de las y los profesionales de la salud para disminuir la morbimortalidad materna en Nepal”. El programa incluyó crear equipos de apoyo para profesionales de la salud en cada centro de servicios y mentores clínicos que brindaron apoyo directo en casos de inquietud clínica.

Dado que en Nepal la salud mental es una indicación legal para los servicios de aborto en el segundo trimestre, la creación del programa incluyó reunir a un grupo de médicos, abogados, promotores de mujeres y formuladores de políticas para generar una lista de verificación sobre salud mental que las y los profesionales de la salud pudieran utilizar para decidir qué mujeres son o no son elegibles para recibir los servicios. (Esa lista está incluida en las hojas que acompañan el juego de herramientas de Ipas para la prestación de servicios de aborto en el segundo trimestre.)

Aunque Ipas reconoce la necesidad de fortalecer los servicios de aborto en el segundo trimestre, también está comprometida a implementar programas y estrategias para ampliar el acceso a los servicios de aborto en las etapas iniciales del embarazo. El programa de Nepal también incluyó capacitar a voluntarias en salud comunitaria para que realizaran pruebas del embarazo, en un esfuerzo por identificar embarazos más temprano y reducir la necesidad de servicios de aborto en el segundo trimestre.

Para leer más al respecto, ver: "An Unmet Need for the World' Women: Safe Second-Trimester Abortion."