Servicios de aborto con medicamentos son integrados en los servicios de salud pública en una provincia sudafricana

viernes, 11 de diciembre de 2015

Los servicios de aborto con medicamentos (AM), inducido con el régimen combinado de mifepristona y misoprostol, fueron integrados exitosamente en los servicios de aborto quirúrgico del sector público, en Sudáfrica, y fueron elegidos por la gran mayoría de las mujeres que eran elegibles y a quienes se les ofreció la opción del método de interrupción temprana del embarazo, según un estudio reciente publicado en la revista Contraception.

Aunque la interrupción legal del embarazo ha reducido las muertes y lesiones relacionadas con el aborto en Sudáfrica, aún existen barreras para obtener servicios legales de alta calidad. El aborto con medicamentos —o aborto con píldoras— no está ampliamente disponible en las unidades de salud del sector público, donde el 80% de las mujeres sudafricanas reciben servicios de salud.

El estudio fue realizado en KwaZulu-Natal (KZN), una de las provincias más pobladas del país, pero una con la menor cantidad de unidades de salud que ofrecen servicios de aborto, entre los años 2009 y 2011.

“Los estudios han mostrado que al ampliar la disponibilidad de los servicios de AM podría incrementar el número de profesionales de la salud dispuestos a proporcionar este servicio, así como el número de mujeres que buscarían servicios de aborto más temprano”, dice Tam Fetters, asesora senior de Ipas en investigaciones y co-autora del estudio. “Queríamos examinar la factibilidad de introducir servicios de AM inducido con mifepristona y misoprostol en los servicios de aborto quirúrgico ya establecidos en el sector público de KZN. Estudiamos la aceptación de este método, evaluamos la seguridad, eficacia y aceptabilidad del aborto con medicamentos y el aborto quirúrgico, y comparamos las experiencias de las usuarias”.

Panorama: hechos y resultados

  • 1167 mujeres que buscaban servicios de aborto en el primer trimestre se inscribieron en las cuatro unidades de salud donde se realizó la intervención; 923 mujeres con embarazo de 9 semanas o menos de gestación eran elegibles para tener un aborto con medicamentos.
  • De las mujeres elegibles (923), 865 eligieron ese método y 58 eligieron el aborto quirúrgico (aspiración manual endouterina).
  • Ninguna de las mujeres que eligieron el aborto quirúrgico reportaron eventos adversos; y solo el 3% de las mujeres que tuvieron un aborto con medicamentos reportaron eventos adversos, tales como sangrado, dolor o vómito, y el 0.4% de las mujeres reportaron un evento adverso serio y fueron hospitalizadas de un día para otro.
  • El 76% de las mujeres recibieron un método de planificación familiar en la unidad de salud, sin diferencia alguna por tipo de procedimiento.
  • Entre las pacientes que tuvieron un aborto con medicamentos, resultó significativamente mayor la probabilidad de que reportaran que elegirían este método de nuevo y se lo recomendarían a una amiga.

La mayoría abrumadora de las mujeres que participaron en el estudio reportaron sentirse satisfechas con su experiencia, dice Fetters. Eso, junto con el bajo número de eventos adversos y el número relativamente alto de mujeres que recibieron servicios de planificación familiar postaborto, indica que la introducción de los servicios de AM en KZN fue muy exitosa.

“Hubo varios factores por los cuales posiblemente las mujeres eligieron AM en lugar de AMEU”, dice Fetters. Principalmente, las mujeres que eligieron AM podían iniciar su aborto el mismo día, mientras que las que no lo eligieron tuvieron que esperar hasta su cita, aproximadamente uno o dos días, a veces más dependiendo de la casuística de la unidad de salud. “Proporcionar servicios de AM, así como servicios de aborto quirúrgico el mismo día, podría ampliar aun más el acceso a los servicios de aborto seguro”, agrega ella.

Los investigadores señalan que futuros estudios deben examinar si el alto nivel de aceptación del AM continúa con el paso del tiempo. “A pesar de los logros mencionados en este estudio, la mifepristona solo está registrada en cinco países de África”, agrega Fetters.  “La mayoría de las mujeres que tienen abortos en el Sur Global no tienen esta opción”.