Estudio de Ipas identifica las maneras de ampliar la accesibilidad y mejorar la calidad de la anticoncepción postaborto

jueves, 17 de diciembre de 2015

Las intervenciones de prestación de servicios integrales de aborto, tales como ofrecer apoyo a profesionales de la salud después de la capacitación, pueden incrementar la aceptación de los métodos anticonceptivos postaborto y reducir la tasa de embarazos no intencionales, según un estudio en gran escala realizado por Ipas y publicado recientemente en Studies in Family Planning.

El análisis examinó la prevalencia y los atributos de la aceptación de los métodos anticonceptivos postaborto en 2456 unidades de salud, en seis principales estados de India, entre casi 292,508 mujeres que recibieron servicios de aborto desde julio de 2011 hasta junio de 2014. Es el estudio más extenso de este tipo a ser realizado en India.

“Cada año en India, casi 10 millones de mujeres reciben servicios relacionados con el aborto, que incluye aborto inducido y aborto espontáneo”, dice Sushanta K. Banerjee, director senior de la Fundación de Desarrollo de Ipas (IDF, por sus siglas en inglés) en India y co-autor del estudio. “Pero los datos disponibles indican que las mujeres que querían adoptar un método anticonceptivo postaborto estaban recibiendo servicios postaborto inadecuados o ningún servicio postaborto. Uno de los aspectos que examinó nuestro análisis fue si una intervención de apoyo a profesionales de la salud post-capacitación tendría un efecto significativo en la aceptación de los métodos anticonceptivos postaborto y en la variedad de opciones de métodos. Encontramos que sí”.

El estudio de tres años fue llevado a cabo en unidades de salud en áreas rurales y urbanas donde IDF, organización aliada a Ipas en India, trabaja con sistemas de salud estatales para reducir las muertes causadas por el aborto inseguro, implementando un modelo de atención integral del aborto. El modelo consiste en capacitación sobre los servicios de aborto y atención postaborto, que incluye consejería anticonceptiva, y se hace todo esfuerzo posible por asegurar que se mantengan existencias adecuadas de los métodos anticonceptivos. Cada profesional de la salud capacitado después de junio de 2011 recibió apoyo de seguimiento individual post-capacitación; las y los profesionales capacitados antes de julio de 2011 no recibieron ese apoyo.

Hallazgos y conclusiones del estudio

  • El 81% de las mujeres aceptaron anticoncepción postaborto (53%, métodos a corto plazo [condones o píldoras]; 11%, dispositivos intrauterinos [DIU]; 16%, esterilización).
  • La aceptación fue más alta entre las mujeres que tenían 25 años de edad o más, recibieron servicios en el primer trimestre, recibieron servicios de aborto inducido, acudieron a unidades de salud del primer nivel de atención, y tuvieron un aborto con medicamentos.
  • Las y los profesionales de la salud que recibieron apoyo post-capacitación a largo plazo proporcionaron mejores servicios de anticoncepción que aquéllos que fueron capacitados antes de julio de 2011 y no recibieron ningún apoyo post-capacitación.
  • Las y los profesionales médicos que recibieron apoyo post-capacitación también eran más propensos a ofrecer anticonceptivos, pero no se observó ninguna asociación entre ese tipo de apoyo y la aceptación del DIU o la esterilización.

“Lo que este estudio destaca”, dice Kathryn Andersen, asesora senior de Ipas en investigación y evaluación y co-autora del estudio, “es que a los millones de mujeres indias que recibieron servicios relacionados con el aborto se les puede proporcionar métodos anticonceptivos eficaces si se les brinda consejería postaborto eficaz y si se mejora la variedad de opciones de métodos anticonceptivos. Nuestros hallazgos pueden ser utilizados para ampliar los servicios de anticoncepción postaborto en todos los estados de India.”

Una de las conclusiones del estudio es que se necesitan políticas para ampliar las opciones de métodos anticonceptivos modernos ofrecidos a las mujeres, introduciendo implantes y mejorando la disponibilidad de los inyectables en las unidades de salud del sector público. Además, el estudio insta al gobierno nacional y a los gobiernos estatales de India a incrementar los recursos para insumos y suministros de todos los métodos modernos.