Organizaciones de salud y derechos humanos hacen un llamado a poner fin a las innecesarias restricciones que perjudican la salud de las mujeres mundialmente

Coalición diversa de 80 grupos insta al gobierno de Obama para que permita asignar ayuda exterior de EE. UU. para servicios de aborto

lunes, 8 de septiembre de 2014

Como una mujer joven y estudiante de enfermería, Rose es particularmente consciente de los daños causados por la falta de servicios de aborto seguro.

Washington, DC (8 de septiembre de 2014) – En una carta al Presidente Obama, una coalición de base amplia de organizaciones nacionales e internacionales líderes en los campos de derechos de mujeres, salud, derechos humanos, justicia reproductiva, personas jóvenes, comunidad LGBT, fe y desarrollo, está haciendo un llamado a poner fin a la aplicación incorrecta de la Enmienda Helms a fin de salvar la vida de las mujeres y proteger su bienestar.

La Enmienda Helms prohíbe el uso de fondos de ayuda exterior de EE. UU. para “pagar por realizar abortos como un método de planificación familiar”. Durante más de 40 años, la ley ha sido aplicada incorrectamente como una prohibición total de todos los servicios relacionados con el aborto. La carta insta a tomar acción rápida para permitr el apoyo de servicios de aborto para mujeres que han sido violadas, que son víctimas de incesto, o que tienen un embarazo que pone en peligro su vida, en países donde esos servicios están disponibles legalmente.

“Las mujeres ya enfrentan enormes obstáculos para recibir servicios”, dijo Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood Federation of America. “Al reinterpretar la Enmienda Helms, el gobierno de Obama tiene la oportunidad sin precedentes de ayudar a las mujeres con necesidad urgente a nivel mundial. El Presidente Obama debe continuar siendo defensor de la salud de las mujeres ofreciendo orientación concreta para los programas de ayuda exterior de Estados Unidos que atienden a las mujeres más pobres, incluidas las refugiadas y otras en circunstancias vulnerables”.

No se debe continuar condenando a las mujeres en los países en desarrollo a sufrir o morir a causa de esta política perjudicial y la manera en que ha sido aplicada, impidiendo que profesionales de la salud atiendan las necesidades de sus pacientes y dejando a muchas mujeres sin opciones para obtener servicios seguros”, agregó Elizabeth Maguire, presidenta y directora ejecutiva de Ipas, una organización internacional de derechos reproductivos que ayudó a movilizar el apoyo para la carta.

“La política actual de Estados Unidos agrava el trauma de las mujeres que han sido violadas o que tienen un embarazo que pone en peligro su vida, al negarles innecesariamente asistencia para obtener servicios esenciales que podrían salvarles la vida”, dijo Nancy Northup, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Derechos Reproductivos. “El Presidente Obama ha mostrado liderazgo anteriormente para defender los derechos de las mujeres; y esperamos que continúe haciéndolo al arreglar la defectuosa y perjudicial aplicación de la Enmienda Helms de Estados Unidos”.

La carta expone los antecedentes sobre las inquietudes de los grupos, y explica que las mujeres a nivel mundial se enfrentan a altas tasas de violencia de género, acceso limitado a profesionales de la salud capacitados, y barreras financieras y geográficas para obtener servicios de atención integral a la salud reproductiva, que incluye servicios de aborto seguro y legal. Cada año, aproximadamente 287,000 mujeres mueren a causa de complicaciones relaciondas con el embarazo y el parto: el 13% de esas muertes son atribuibles al aborto inseguro. Casi la mitad de las mujeres que mueren a causa del aborto inseguro son menores de 25 años de edad. Aunque no se puede abordar con una sola política los retos que afectan a diario a las mujeres en los países en desarrollo, el gobierno puede dar un paso importante corrigiendo su aplicación de la Enmienda Helms.

#                      #                      #

Planned Parenthood es el principal prestador y defensor de servicios de salud de alta calidad y económicamente asequibles para mujeres, hombres y personas jóvenes, así como el principal prestador de servicios de educación sexual en toda la nación. Con más de 700 centros de salud en todo el país, las organizaciones de Planned Parenthood atienden a todos los pacientes con amabilidad, respeto y sin juzgar. Por medio de centros de salud, programas en escuelas y comunidades, y recursos en línea, Planned Parenthood es una fuente de confianza de información fidedigna sobre salud, que les permite a las personas tomar decisiones informadas sobre su salud. Hacemos todo esto porque consideramos muy importante ayudar a las personas a vivir una vida más saludable.

Ipas es una organización internacional no gubernamental dedicada a poner fin a las evitables muertes y discapacidades atribuibles al aborto inseguro. Por medio de alianzas locales, nacionales e internacionales, Ipas trabaja para asegurar que las mujeres puedan obtener servicios de aborto seguros, respetuosos e integrales, que incluyen consejería y anticoncepción para evitar futuros embarazos no intencionales.

El Centro de Derechos Reproductivos es una organización internacional de promoción y defensa (advocacy), que lucha por asegurar que los derechos reproductivos estén garantizados en la ley como derechos humanos fundamentales. Para mayor información sobre el trabajo del Centro de Derechos Reproductivos, por favor visite:  http://reproductiverights.org.