El aborto inseguro es común en Malaui

lunes, 27 de enero de 2014

En Malaui, el aborto es legal solo para salvar la vida de la mujer. Sin embargo, a pesar de esta ley restrictiva, las mujeres en Malaui buscan servicios de aborto por una variedad de razones, tales como pobreza, embarazo no planeado o temor de ser expulsada de la escuela. En un estudio publicado en International Perspectives on Sexual and Reproductive Health, el equipo de investigación informó que más de 67,000 abortos fueron realizados en el año 2009. La tasa de aborto del país (23 abortos por cada 1000 mujeres en edad reproductiva) es comparable a la tasa de aborto calculada para todo el continente africano (28 abortos por cada 1000 mujeres en edad reproductiva); sin embargo, es un poco más baja que las estimaciones para la región de África oriental (cuya tasa es de 36 abortos por cada 1000 mujeres en edad reproductiva).

La autora principal, la Dra. Brooke Levandowski, antigua asesora senior de investigación para Ipas, y el co-autor, el Dr. Hailemichael Gebreselassie, asesor senior de investigación para Ipas, señalan que este estudio intentó llenar una brecha en información crítica: “En la última década se han realizado solo unos pocos estudios sobre el aborto y las tasas relacionadas de morbilidad y mortalidad en Malaui.” Co-autor Dr. Chisale Mhango, quien cuando se realizó el estudio era director de Servicios de Salud Reproductiva para el Ministerio de Salud de Malaui, agrega que el estudio procuró reunir evidencias para informar a formuladores de políticas sobre el impacto que tiene el aborto inseguro en la salud.

Según el estudio, el aborto inseguro es común en Malaui. Aproximadamente 18,700 mujeres fueron tratadas en unidades de salud por complicaciones de abortos inducidos en condiciones inseguras en la comunidad en 2009. Para determinar esto, los investigadores examinaron principalmente los datos de una muestra nacionalmente representante de unidades de salud: 166 en total. De esas, 93 eran públicas, 65 administradas por organizaciones no gubernamentales y ocho privadas. Además, entrevistaron a 56 profesionales de la salud de diversas unidades de salud y profesiones.

La región septentrional del país tuvo la mayor tasa de aborto. En esta región, las mujeres casadas parecen tener mayor acceso a anticonceptivos que en otras partes del país. No obstante, los métodos tradicionales, que tienen mayores tasas de falla anticonceptiva, se usan con más frecuencia, lo cual explica el hecho de que la tasa de aborto sea más alta. Asimismo, las mujeres en el norte parecen tener un nivel de escolaridad más alto que las mujeres en otras regiones, en particular cuando se comparan con aquéllas en la región Central, donde las mujeres tienden a tener su primer parto seis años antes. Además, la región Central está poco expuesta a mensajes de los medios de comunicación respecto a la anticoncepción y la salud reproductiva.

En general, el estudio encontró una tasa elevada de embarazo no intencional de 139 por cada 1000 mujeres de 15 a 44 años de edad, lo cual indica que las mujeres necesitan mejor acceso a servicios de anticoncepción. Las mujeres jóvenes en particular necesitan esos servicios; “La mitad de todas las mujeres en Malaui que buscan servicios de atención postaborto son menores de 24 años de edad y muchas jóvenes entre 12 y 19 años de edad informan tener una o más amigas cercanas que han intentado interrumpir un embarazo”, dice Levandowski.

El aborto inseguro es un importante contribuidor a la alta tasa de mortalidad materna en Malaui, donde casi el 20% de las muertes maternas ocurren a causa de las complicaciones de abortos inseguros. Llegó el momento, instan los autores, de reducir estas muertes evitables, por medio de la reforma de la ley referente al aborto y mayor disponibilidad de servicios seguros e información  y accesibilidad de anticonceptivos.