Ipas financiará un innovador estudio de investigación sobre el uso de servicios de aborto con medicamentos en Sudáfrica

jueves, 28 de agosto de 2014

Ipas anuncia dos pequeñas subvenciones para financiar un innovador estudio de investigación en Sudáfrica, cuyo objetivo es entender mejor la seguridad y prevalencia de las usuarias de servicios de aborto con medicamentos (aborto con píldoras) fuera del sistema formal de salud.

Mundialmente, las mujeres que enfrentan barreras a los servicios de aborto —tales como leyes restrictivas, estigma relacionado con el aborto y limitados recursos financieros— cada vez más están enterándose del método de aborto con medicamentos y eligiéndolo sin la orientación de profesionales de la salud; sin embargo, existen pocos estudios de investigación sobre este asunto.

“Sabemos por numerosos estudios de investigación clínica que el aborto con medicamentos es muy seguro y eficaz; no obstante, casi todos esos estudios fueron realizados en el sistema formal de salud, donde profesionales de la salud capacitados evaluaron la elegibilidad de las mujeres para tener un aborto con medicamentos y ofrecieron orientación en el uso de los medicamentos”, explica Bill Powell, Director de Sistemas de Salud de Ipas “Estos estudios nuevos nos ayudarán a entender mejor cómo las mujeres obtienen y utilizan servicios de aborto con medicamentos en sus comunidades”.

La calculadora en línea de la edad gestacional ayudará a las mujeres a determinar la etapa de su embarazo

Encabezado por la Dra. Jane Harries, investigadora principal en la Universidad de Ciudad del Cabo, un proyecto de investigación financidado por Ipas está creando una aplicación basada en la web —adaptada especialmente para el contexto sudafricano y de fácil acceso por computadora o teléfono móvil— que evalúa la capacidad de las mujeres para determinar con exactitud su edad gestacional y la eficacia de la herramienta para ayudarlas a hacerlo.

“Estudios anteriores indicaron que las mujeres jóvenes se sienten cómodas utilizando la tecnología de teléfonos móviles para asuntos relacionados con el aborto, pero el uso de aplicaciones basadas en la web para ayudar a las mujeres a determinar su edad gestacional, y por ende su elegibilidad para tener un aborto con medicamentos, o un aborto en general— es algo novedoso”, explica la Dra. Harries. “La mayoría de las aplicaciones o páginas web con calculadora del embarazo utilizan calculadoras de la fecha del parto y proporcionan otra información que no es adecuada para una mujer que busca interrumpir su embarazo”.

La capacidad de la mujer para determinar correctamente su edad gestacional antes de usar el método de aborto con medicamentos es importante porque las dosis y regímenes cambian según va avanzando la edad gestacional, y las dosis incorrectas pueden causar menores tasas de aborto completo o posibles complicaciones.

“Si encontramos herramientas útiles para ayudar a las mujeres a determinar correctamente su edad gestacional, esto propiciará mayor seguridad para las mujeres”, dice Powell. La Dra. Harries y su equipo estiman que una aplicación basada en la web podría ayudar a las mujeres a tomar decisiones más seguras sobre su salud basadas en información exacta.

Las redes sociales nos darán una idea más exacta del uso del método de aborto con medicamentos

Encabezado por la Dra. Caitlin Gerdts en la Universidad de California en San Francisco, un segundo proyecto de investigación financiado por Ipas está probando la viabilidad de una metodología más nueva de investigación para identificar y cuantificar la población de mujeres que han usado el método de aborto con medicamentos fuera del sistema formal de salud en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

La metodología, conocida como muestreo dirigido por los entrevistados (MDE), utiliza las redes sociales para identificar las poblaciones involucradas en comportamientos estigmatizados u ocultos —en este caso, las mujeres que optan por utilizar el método de aborto con medicamentos sin orientación de un/a prestador/a de servicios de salud. Elaborada por primera vez en la década de los noventa y utilizada en investigaciones sobre el VIH/SIDA, el MDE nunca antes se había utilizado para estudiar el aborto.

“Si tenemos éxito, el MDE no solo nos dará una estimación sin sesgos del número de mujeres que usan el método de aborto con medicamentos fuera del sistema formal de salud en Sudáfrica, sino también una oportunidad única de determinar la seguridad de autoinducir un aborto utilizando el método con medicamentos [sin la orientación de un/a profesional de la salud]”, explica la Dra. Gerdts. “Creemos que ofrece una manera prometedora de reclutar a mujeres para estudios sobre el aborto con medicamentos, que no está sujeta a todos los contratiempos y sesgos del reclutamiento tradicional basado en clínicas”.

Dado que las personas involucradas en comportamientos estigmatizados generalmente intentan mantener su comportamiento en secreto, desde hace muchos años el reclutamiento basado en clínicas de participantes del estudio involucrados en comportamientos estigmatizados ha sido problemático para los investigadores. El MDE puede tener más éxito ya que toma en cuenta el hecho de que las personas involucradas en comportamientos estigmatizados posiblemente no acudan a una clínica de salud ni revelen su comportamiento al personal de la clínica, pero a menudo forman redes sociales en torno a ese comportamiento. Por lo tanto, el uso de redes sociales para reclutar a las y los participantes del estudio puede producir una muestra del estudio que represente con exactitud la población que los investigadores desean estudiar.

Powell considera que la metodología de MDE es prometedora para medir la prevalencia, seguridad, eficacia y experiencias de las mujeres con relación al aborto con medicamentos en sus comunidades y fuera del sistema formal de salud. “Este estudio de investigación podría agregar un mejor método de medición al juego de herramientas de aborto con medicamentos”, explica él.

La Dra. Gerdts y su equipo creen que este estudio de investigación será una importante innovación no solo para investigadores, sino también para planificadores de programas y formuladores de políticas que elaboran políticas y servicios para mujeres que usan el método de aborto con medicamentos. “Además, creemos que proporcionar una estimación del número de mujeres que utilizan este método [sin la orientación de un/a prestador/a de servicios de salud] ayudará a demostrar que es más seguro, más eficaz y más común que lo que muchas personas creen”, agrega ella.