Ampliando la base de prestadores de servicios que ofrecen servicios de aborto seguro

lunes, 14 de abril de 2014

En Nepal, país donde antes existía una de las leyes de aborto más restrictivas del mundo, hoy en día se ofrecen servicios de aborto seguro y legal en cada uno de sus 75 distritos. La ampliación de los servicios de aborto seguro es una de varias estrategias que ayudaron a Nepal a disminuir la razón de mortalidad materna casi en un 50% entre los años 2000 y 2010.

Un factor clave en esta transformación es la prestación de servicios de aborto por una amplia gama de trabajadores de salud. El acceso a los servicios de salud es un asunto crucial en Nepal, donde muchas personas viven en zonas geográficas remotas donde enfermeras, enfermeras-obstetras auxiliares y trabajadores en salud comunitaria proporcionan la mayor parte de los servicios de salud reproductiva.

“La mayoría de las personas aquí viven en poblados donde no existen servicios de salud particulares; son marginadas. Los únicos prestadores de servicios en estos poblados son enfermeras-obstetras auxiliares y paramédicos”, dice Meena Kumari Shrestha, partera y asesora de programas en Ipas Nepal.

Laevidencia está clara que la seguridad y eficacia de los servicios de aborto proporcionados por prestadores de servicios, tales como enfermeras, enfermeras-obstetras, agentes clínicos y otras categorías, son el equivalente de los servicios brindados por médicos. Según la OMS, “Cualquier profesional capacitado apropiadamente puede suministrar la atención para el aborto en forma segura, incluidos los proveedores de nivel medio (es decir, trabajadores de la salud que no son médicos)…La atención para el aborto proporcionado en el nivel primario de atención y a través de servicios ambulatorios en entornos de nivel superior es segura y minimiza los costos al tiempo que maximiza la conveniencia y la puntualidad de la atención para la mujer”.

(Ipas reconoce las inquietudes que suscita el término “nivel intermedio”, el cual puede interpretarse incorrectamente como que implica que estos profesionales de la salud brindan atención de calidad inferior a la atención brindada por médicos. Siempre que sea posible, nos referimos a las categorías específicas bajo discusión y utilizamos el término “nivel intermedio” solo cuando hablamos sobre estos prestadores de servicios de manera colectiva o para concordar con la terminología utilizada por algunos organismos internacionales.)

A nivel mundial, el número de abortos inseguros continúa aumentando y actualmente se estima ser de 21.6 millones al año. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), adoptados por líderes mundiales en el año 2000, reconocen la necesidad de tratar el problema del aborto inseguro bajo el Objetivo 5 y reducir la razón de mortalidad materna en tres cuartas partes para el año 2015. No obstante, un reciente informe de las Naciones Unidas indica que los avances para lograr el ODM 5 son lentos y que se necesitan “intervenciones aceleradas”. Una de las principales barreras que impiden que las mujeres obtengan servicios seguros es la falta de prestadores de servicios. Debido a la proporción mucho más alta de enfermeras, parteras y otras categorías de prestadores de servicios con respecto a usuarias, comparada con la proporción de médicos con respecto a usuarias, ampliar el número y tipo de prestadores de servicios que ofrecen servicios relacionados con el aborto es clave para asegurar el acceso de las mujeres a estos servicios. Estos tipos de categorías superan en número a profesionales médicos en los países en desarrollo y son más propensos a brindar servicios a mujeres rurales, pobres o de otro modo vulnerables.

“Debemos fortalecer la capacidad de las trabajadoras y los trabajadores de salud en todos los niveles del sistema de salud para poder ofrecer servicios de aborto que les salven la vida a las mujeres. No es solo cuestión de mejorar las habilidades de quienes prestan servicios en la actualidad; también debemos ampliar el número y tipo de prestadores de servicios que ofrecen servicios de aborto”, dice Virginia Chambers, asesora senior de Ipas en sistemas de salud. “Al ampliar la base de prestadores de servicios de aborto, los países pueden reducir la mortalidad materna y ofrecer mayor acceso a servicios universales de salud reproductiva, lo cual nos acerca más hacia lograr el ODM 5”.

La necesidad de ampliar la base de trabajadores de salud se recalcó en un informe de 2013 de la Alianza Mundial en pro del Personal Sanitario, el cual señaló que el mundo necesita por lo menos siete millones más de trabajadores de salud, especialmente en África y Asia, donde las tasas de mortalidad relacionadas con el aborto son mucho más altas. El informe recomienda específicamente “maximizar” el rol de profesionales de la salud de nivel intermedio y trabajadores en salud comunitaria.

En Nepal, India, Nigeria y muchos otros países, Ipas está trabajando para encontrar maneras de ampliar la base de prestadores de servicios que ofrecen servicios relacionados con el aborto y para incluir los servicios de aborto en programas de formación académica para enfermeras, parteras, enfermeras profesionales con práctica médica, agentes clínicos y otras categorías de trabajadores de salud.

Un ejemplo exitoso es Nigeria, donde existe la segunda tasa más alta del mundo de mortalidad materna y donde el aborto inseguro es común. Desde el año 2003, Ipas ha brindado asistencia técnica a instituciones de formación de parteras en todo el país y ha capacitado a cientos de educadores en partería para que incrementen la capacidad de las enfermeras-obstetras para proporcionar atención postaborto que salva la vida de las mujeres. Las personas que se reciben de los programas universitarios de enfermería-partería en Nigeria ahora tienen información precisa y habilidades sobre salud reproductiva, incluidos los servicios de aborto seguro. Desarrollar de esta manera la capacidad de tutores, parteras y otros profesionales de la salud de nivel intermedio es crucial para mejorar la salud de las mujeres.

“Es necesario capacitar debidamente y utilizar todo el espectro de trabajadores de salud para poder ampliar el acceso a los servicios de aborto seguro”, según una reciente evaluación realizada por Ipas de programas de capacitación de pregrado para profesionales de la salud de nivel intermedio en India, Nepal, Pakistán y Bangladesh. Los hallazgos subrayaron que los profesionales de la salud de nivel intermedio son esenciales para satisfacer la demanda de servicios de aborto, en parte porque son más numerosos y están más disponibles que las y los profesionales médicos en zonas rurales y en unidades de salud comunitarias.

“Se ha comprobado que las intervenciones a nivel comunitario son particularmente eficaces”, dice Chambers. En Bangladesh, por ejemplo, donde la regulación menstrual (RM) es parte del programa nacional de planificación familiar desde 1979 como un método para establecer “un útero no gestante después que no baja la regla”, la RM puede ser efectuada por Visitantes comunitarios por el Bienestar de la Familia y por paramédicos capacitados. La disponibilidad de RM en toda la extensión del territorio nacional de Bangladesh ha contribuido a un marcado descenso en la tasa nacional de mortalidad materna. La evaluación de Ipas recomienda incorporar la RM y la atención postaborto en la capacitación de pregrado para que otras categorías puedan contribuir a las mejoras en las metas de salud materna.

Ipas está trabajando para promover cambios legislativos con el fin de ampliar la base de prestadores de servicios seguros. En India, por ejemplo, donde una mujer muere cada dos horas a causa de un aborto inseguro, la ley vigente básicamente permite solo a profesionales médicos brindar servicios de aborto. La base de prestadores de servicios podría incrementar considerablemente al autorizar a profesionales médicos con licenciaturas en Unani, Ayurveda u Homeopatía para que brinden servicios de aborto. Estudios realizados en India en los años 2012 y 2011 mostraron que la aspiración manual endouterina y el método de aborto con medicamentos pueden ser ofrecidos por profesionales de enfermería y ayurveda con la misma seguridad que por profesionales médicos.

“Permitir que los profesionales de la salud de nivel intermedio efectúen abortos legalmente es el próximo cambio importante de políticas que reducirá en gran medida las tasas de muertes y lesiones innecesarias atribuibles al aborto inseguro”, dice Vinoj Manning, director de Ipas India. “Ya proporcionan una variedad de servicios de salud reproductiva. Sus habilidades técnicas fácilmente pueden desarrollarse para ampliar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los servicios de aborto en las etapas iniciales del embarazo”.

En el próximo Congreso Trienal de la Confederación Internacional de Parteras 2014, que se celebrará en junio, en Praga, la temática de la conferencia es salud materna, lo cual refleja el reto de lograr el ODM 5. Ipas será representada por una delegación de parteras provenientes de países donde existen oficinas y programas de Ipas; además, Ipas auspiciará a un grupo de seis jóvenes parteras que están comprometidas a incluir los servicios de atención integral del aborto como parte de la profesión de partería. Como resume una de esas jóvenes, una partera en Nigeria: “Todas las manos deben unirse para luchar contra el devastador enemigo que es el aborto inseguro”.